Debido a la falta de personal especializado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) invitó a cuatro empresas a participar en la licitación para elegir a quien depurará el archivo de la Dirección General de Carreteras, del periodo 2014-2018, y el papel que no resulte de interés en la dependencia será donado a la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) con la finalidad de apoyar la elaboración de los libros del siguiente año escolar.

TGC Geotecnia, ESTREM, Servicios Mexicanos de Ingeniería y SECOYSO son las firmas involucradas en el proceso y que este lunes deberán entregar sus propuestas técnicas y económicas.

La secretaría consideró que la carga de trabajo y la escasez de espacio en las instalaciones actuales de dirección han ocasionado un “evidente rezago” en las tareas de organización del archivo mencionado, que incluye los expedientes de servicios de obra pública y relacionados con la misma en todo el país y una “gran cantidad” de planos.

La información a clasificar y digitalizar (relacionada con carreteras, puentes o caminos rurales) está contenida en cerca de 2,000 cajas y será manipulada por el personal de la empresa ganadora, que deberá portar: guantes anticorte, gafas industriales, mascarillas y gorros desechables.

Así, con un archivo de trámite debidamente ordenado, la SCT podrá cumplir con las disposiciones legales vigentes sobre mantenimiento de archivos.

“La contratista deberá acomodar la documentación que vaya a permanecer en el archivo de trámite en cajas nuevas de archivo, etiquetadas y clasificadas por año para cada área de la Dirección General de Carreteras y entregará un informe bimestral con el avance en las transferencias primarias de información”, explicó la dependencia.

La SCT apoyará a Conaliteg

Como resultado de la depuración de materiales, en un hecho inédito, la secretaría informó que donará a la Conaliteg (previa autorización de la Dirección de Proyectos de Calidad y Coordinación de Archivos de la SCT) todo el material clasificado por papel de trabajo.

Fuentes de la dependencia, señalaron que el mismo destino tendrán otros documentos que se están revisando y que ya no son relevantes para el cumplimiento de la normatividad.

El mes pasado, la Conaliteg dio a conocer que avanzaba en sus planes de entregar en las escuelas del país 178 millones de libros que formarán parte de la llamada nueva escuela mexicana, a pesar de que se canceló la licitación para elegir la firma que vendería el papel, porque quien se adjudicó el contrato, la empresa Bio Pappel, tenía conflicto de interés con el gobierno federal.

Para evitar confusiones, la comisión informó: en lo que va del año, boletas electorales, libros usados, archivos fuera de uso y otros insumos de papel usado han sido donados por el Instituto Federal Electoral, el gobierno de San Luis Potosí, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, el Servicio Postal Mexicano, Sedena, Liconsa, Lotería Nacional, Archivo de la Policía Federal, SAT, Aeroméxico y la propia SEP.

Ahora, se sumará la SCT.

[email protected]