El programa de transición a la televisión digital contempla la entrega de televisores aptos para esta tecnología a sólo 13.8 millones de hogares en el país y basados en el padrón de beneficiarios de alguno de los programas sociales de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Sin embargo, alrededor de 2.3 millones de familias de todo el país tendrán que migrar solos a la televisión digital y sacar de sus propios bolsillos al menos 2,000 millones de pesos para compra televisores o decodificadores para no quedarse desconectados de la TV digital.

Por mandato constitucional, el gobierno de México tiene hasta el 31 de diciembre para migrar a la televisión digital y en el camino liberar espectro para dejarlo disponible para otros servicios, pero que actualmente es utilizado por la televisión análoga.

Desde el 2013, la autoridad ha comenzado con la migración hacia el nuevo estándar en regiones del norte de país, con la entrega de antenas y decodificadores, pero en el 2014 se definió que la repartición de equipos correspondería sólo a televisores.

De acuerdo con cifras de la consultora Telconomia, en México existen 31 millones 397,520 hogares. De ellos, 1 millón 610,495 hogares no cuentan con un televisor y 14 millones 517,058 más dependen completamente de la televisión análoga, es decir, el 46.2 por ciento de los hogares del país.

En un simple ejercicio de adición y sustracción de cifras, el programa de entrega de televisores del gobierno federal dejará sin cubrir a 717,058 hogares, que sumados a los que no cuentan con un televisor, resultarán 2.3 millones que deberán migrar solos.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes contempla en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2015, ejercer una bolsa de cerca de 7,000 millones de pesos para completar el proceso de transición a la TV digital. Estos recursos resultarán insuficientes, de acuerdo con analistas del sector. La dependencia prevé que llegado el 31 de diciembre, al menos el 90% de los mexicanos hayan dejado atrás a la televisión análoga.

Telconomia estima que adquirir los televisores necesarios para los 2.3 millones de familias que no serán apoyadas en la migración por las autoridades, tendrán un costo mayor a lo que pretende ejercer este año la SCT al respecto. La cifra se acorta, pero no es mínima, si se opta por la compra de decodificadores y antenas.

Este proyecto difiere del que la extinta Cofetel, que consistía en entregar decodificadores y antenas digitales para hogares en situación de pobreza, no necesariamente empadronados en programas. La SCT tiene el reto de completar la entrega de las pantallas antes de la fecha indicada en la constitución, ante un logístico y enfrentará una resistencia política, pues el país tendrá este año procesos electorales para renovar la Cámara de Diputados y elecciones locales en 17 Estados , dijo Telconomia.

En México, 1.6 millones de hogares o 5.1% de los hogares en total no tienen televisor y un 65.3% tiene un televisor analógico, y los que tienen al menos un equipo digital representan el 29.6% restante.

Los hogares sin acceso a señales digitales de televisión abierta deberán conseguir un televisor apto o convertidores de señales.

El costo promedio de un televisor de 22 pulgadas para el 2013, según la SCT, era de 3,741 pesos y el decodificador más económico rondaba los 600 pesos; la antena más barata, otros 200 pesos.

Si tomaran como una sola muestra, los 2.3 millones de hogares que migrarán en solitario deberán absorber un gasto de 8,707 millones 375,773 pesos, en el supuesto de que adquieran un televisor digital.

La cifra se reduce a 1,862 millones 42,400 pesos, si adquieren sólo un decodificador y una antena.

Desde la óptica de los ingresos mensuales, una familia que no cuenta con un televisor de ningún tipo, percibe 2,071 pesos; los que cuentan sólo con TV analógica, 4,147.8 pesos y 6,099 pesos los que han logrado migrar ya a la compra de un televisor apto, pero que son hogares que no cuentan con señales de televisión restringida.

Los hogares que cuentan con más de un televisor analógico por hogar podrían encontrar una solución más eficiente contratando televisión de paga, dependiendo de la disponibilidad de servicios y los paquetes.

Por ejemplo, si un hogar paga 250 pesos por un paquete satelital básico que le permita servir a 2 televisores, gastaría al año una cantidad menor a comprar dos pantallas nuevas, pero sería superior a comprar dos decodificadores. En términos generales, estos hogares tendrán que decidirse por una de las alternativas probables, pero estará condicionada por los ingresos que percibe el hogar , expuso Telconomia.

En resumen, los hogares que deberán hacer la transición a la televisión digital sin un apoyo directo del gobierno, deberán desembolsar cuando menos entre 600 y 3,741 pesos por hogar para contar con un dispositivo que sintonice las señales digitales.

TV digital desconectará a los más afectados

nicolas.lucas@eleconomista.mx

mfh