La falta de personal especializado para atender “debidamente” la construcción de los trenes de pasajeros México-Toluca y Guadalajara ocasionó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a través de la Dirección General de Desarrollo Ferroviario y Multimodal (DGDFM), busque la contratación de hasta 180 personas durante el resto del año, para lo cual cuenta con un presupuesto de 138 millones de pesos.

Los servicios se ofrecerán a la dependencia mediante una empresa de outsourcing y el puesto de mayor nivel requerido es el de líder de proyecto (de los cuales se requieren entre dos y cuatro), que tendrá un salario de 75,000 pesos mensuales. Otras plazas a ocupar son de consultores en diversos niveles.

Actualmente, la DGDFM tiene una plantilla de 58 plazas de estructura y 27 operativos, “que resulta insuficiente cualitativa y cuantitativamente para atender tanto las funciones sustantivas de dicha unidad administrativa, como para cumplir con los requerimientos en forma oportuna, eficaz y eficiente”.

Dicho personal, asegura la dirección entrante, es 50% menor que en el 2016, cuando los dos proyectos ferroviarios se encontraban en etapa intensa de construcción.

Así, a pesar de la política de austeridad del gobierno federal, existe necesidad de contratar “servicios integrales diversos de una empresa externa para apoyo en el desarrollo de sus actividades respecto a los diversos proyectos y áreas” relacionadas con los dos proyectos ferroviarios.

Trenes con sobrecosto y retraso

Debido a que ambos proyectos de trenes presentan retrasos y sobrecosto (la promesa del gobierno anterior era que estuvieran operando comercialmente en noviembre pasado), la SCT tiene la urgencia de elegir a la empresa que le otorgue el servicio, y el fallo se dará a conocer el próximo 8 de abril.

A la fecha, las firmas interesadas en obtener el contrato son: Desarrollo Integral de Servicios Profesionales, Grupo Cosar y Esespa, quienes presentarán sus propuestas técnicas y económicas el próximo lunes.

Entre los requisitos a cumplir se encuentran: la certificación en sistemas de gestión de calidad en reclutamiento y selección de personal (ISO-9001-2015) y la certificación en cumplimiento de las prácticas de igualdad de género (NMX-R-025-SCF1-2015).

Durante el proceso de selección, la dependencia ha informado que para ofrecer el servicio adecuadamente, el personal seleccionado podrá hacer uso de las instalaciones de los inmuebles oficiales, mismos que contarán con condiciones y equipamiento requeridos para la debida prestación del mismo.

Además de que no habrá anticipo para el ganador, los pagos se realizarán por mensualidades vencidas por el servicio prestado durante cada mes calendario.

Para garantizar la calidad de los servicios outsourcing, la DGDFM podrá solicitar la sustitución de una o más personas del grupo, cuando, a su criterio: no estén cumpliendo con el perfil requerido, el desempeño esperado o las condiciones establecidas en el contrato.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx