El Servicio de Administración Tributaria (SAT) envió un aviso de liquidación a Maxcom Telecomunicaciones en el que reclama el pago de impuestos correspondientes al año 2015, por un valor de 631 millones de pesos.

El aviso de liquidación llega a las oficinas de Maxcom Telecomunicaciones en fechas en que esa compañía intenta salir de un proceso de reestructuras financieras, que en agosto de 2019 la llevó a acogerse al Capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos para reestructurar notas del año 2013 con vencimiento en 2020, y cuando en el tercer trimestre del año 2019, el último dato disponible, reportó una pérdida neta de 167 millones de pesos y una baja también del 5.0% en su base general de clientes corporativos y residenciales.

Maxcom Telecomunicaciones informó a sus accionistas que a juicio del SAT no ha quedado acreditada la materialidad e indispensabilidad de las operaciones convenidas con dos de los proveedores de Maxcom en terminación de llamadas internacionales, por lo que ambos acuerdos no pueden considerarse como gastos deducibles para la compañía.

“El SAT emitió un oficio de liquidación en el que se reclama a Maxcom el pago de impuestos, ya que estima que no quedó acreditada la materialidad e indispensabilidad de las operaciones celebradas con dos de sus proveedores de terminación de llamadas internacionales y por lo tanto las mismas, aduce, no cumplen con los requisitos para considerarse como gastos deducibles. El monto liquidado tanto por concepto de ISR como por IVA asciende a la cantidad de 631 millones e incluye actualización, recargos y multas”, informó Maxcom.

Maxcom Telecomunicaciones consideró como improcedente el requerimiento del SAT y advirtió que ejercerá su defensa a través de los recursos legales correspondientes.

Según Maxcom, esa compañía ha presentado en tiempo y de conformidad con la regulación aplicable, los elementos que demuestran la materialidad e indispensabilidad de los servicios recibidos por esos dos proveedores, que a su vez cuentan con permisos para comercializar servicios de telecomunicaciones autorizados por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

El pago de los 631 millones de pesos que demanda el SAT equivale al 26.7% de los ingresos de Maxcom Telecomunicaciones en el año 2015, cuando la compañía ingresó 2,368.93 millones de pesos y es prácticamente el doble de los 337 millones de pesos que Maxcom ingresó en bruto por sus operaciones nacionales en el tercer trimestre de 2019. La operadora está por reportar sus resultados de todo ese año.