Rusia informó este viernes que impuso aranceles a las importaciones de productos industriales estadounidenses, en represalia por los impuestos globales de importación que, a su vez, fijó Estados Unidos a sus compras externas de acero y aluminio.

Los aranceles adicionales van en un intervalo de entre 25 y 40% e incluyen fibra óptica y equipos para la construcción de carreteras, las industrias del petróleo, el gas, el procesamiento de metales y la minería, en los cuales Rusia cuenta con otras fuentes de abastecimiento foráneo.

El gobierno ruso dijo que las medidas estaban destinadas a compensar 87.6 millones de dólares de daños sufridos por las empresas rusas derivados de las tarifas del acero y el aluminio. El aumento de los aranceles en Estados Unidos costará un total de 537.6 millones de dólares y Rusia tiene derecho a imponer más medidas compensatorias en el futuro, dijo el Ministerio de Economía.

Anualmente, las exportaciones de acero de Rusia al mercado estadounidense suman 1,512 millones de dólares, mientras que las de aluminio totalizan 1,646 millones de dólares.

Jurídicamente, el gobierno chino argumentó que, aunque Estados Unidos no presentó notificaciones de las medidas previstas en el Acuerdo sobre Salvaguardias, la Federación de Rusia opina que las medidas son en esencia medidas de salvaguardia, el Acuerdo sobre Salvaguardias, el artículo XIX del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 son aplicables a ellos.

Estados Unidos anunció el 8 de marzo que fijaría aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional; otorgó a 34 países exenciones, las cuales mantuvo a cambio de límites a través de cupos para los casos de Brasil, Argentina, Corea del Sur y Australia, mientras que las extendió sólo hasta el 1 de junio para México, Canadá y las 28 naciones de la Unión Europea. Inicialmente, estas tarifas entraron en vigor el 23 de marzo.

[email protected]