General Motors Co. planea invertir 1,000 millones de dólares en los próximos cinco años para expandir la producción de automóviles y componentes en Rusia, uno de los mercados automotores de más rápido crecimiento en el mundo, dijo su director de operaciones internacionales, Tim Lee.

GM, que produce autos en Kaliningrado, San Petersburgo y Toliatti, invertirá el dinero para aumentar la capacidad de producción y la elaboración de componentes locales, dijo Lee antes de una exhibición anual de automóviles en Moscú.

El número de autos vendidos en Rusia subió un 40% el año pasado, a 2.5 millones de unidades, revirtiendo pérdidas sufridas tras la contracción del crédito, con marcas extranjeras producidas en Rusia saltando un 70% para superar el millón de autos.

El crecimiento se ha desacelerado este año, pero continúa en los dos dígitos y las automotrices extranjeras como GM -que es la segunda en Rusia en cantidad de ventas de autos- están buscando aumentar la producción.

El grupo con sede en Detroit, Estados Unidos, y que se recuperó tras un período de bancarrota, comenzó a trabajar en junio en una expansión de su planta en San Petersburgo, donde planea aumentar su producción en más del doble a 230,000 vehículos por año.

La planta de San Petersburgo fabrica los modelos Chevrolet Cruze sedán y Opel Astra hatchback y la expansión contempla también la producción del Astra sedán.

Lee, que habló antes de la apertura del Salón Internacional del Automóvil de Moscú, también dijo que GM expandirá la producción del automóvil económico Chevrolet Niva, construido en una empresa conjunta con la rusa AvtoVaz.

La producción del Chevrolet Niva aumentaría a 120,000 unidades desde 70,000, lo que llevaría la producción total de autos de marcas de General Motors en Rusia a 350,000 vehículos anuales.

RDS