El comercio en pequeño de la ciudad de México calculó una derrama económica de alrededor de 1,722 millones de pesos, por la celebración del Día de Reyes, el próximo 6 de enero.

En un estudio sobre el estimado de ventas para enero de 2015, el organismo informó que se calcula que Los Reyes Magos gastarán en promedio de 300 y hasta casi 6,000 pesos por juguete, dependiendo de la edad y la preferencia del infante, en donde destacan los dispositivos electrónicos.

De acuerdo con la investigación para los niños menores de cinco años, los Reyes Magos calculan gastar en promedio de entre 400 y 600 pesos, en tanto que para los pequeños de entre seis y 10 años el gasto promedio será desde 600 hasta 1,200 pesos.

Asimismo, para los niños de 11 a 13 años se calcula que el gasto será de 1,500 y hasta 5,500 pesos. En estos casos no se distinguen los juguetes de entre niños y niñas, pues ambos coinciden en rango de precio por edad, y es que en los últimos años se han sustituido los juguetes para estos menores por instrumentos tecnológicos, como tabletas electrónicas o teléfonos celulares.

Respecto a los gadgets o aparatos electrónicos de moda, el rango de precios va desde los 300 hasta más de cinco mil pesos, de acuerdo al poder adquisitivo de los Reyes Magos y el tipo de dispositivo electrónico elegido.

El presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope), Gerardo López Becerra, comentó sin embargo que aún con las tendencias de moda, las muñecas, juegos de té, figuras de acción, automóviles en miniatura, balones de fútbol, entre otros, siguen presentes en las cartas de los pequeños, aunque ya no disputando el primer lugar en preferencia.

Mencionó que pese a ser una temporada esperada para el comercio en pequeño existe el riesgo de que la temporada sea invadida por el comercio informal y ambulante, el cual atrae a Reyes Magos incautos y con presupuestos cortos, que con el afán de cumplir su promesa adquieren dichos productos.

Por ello, llamó a los Reyes Magos a evitar consumir en el comercio informal, y procurar el impulso a la economía interna consumiendo en el pequeño comercio formal.