La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) reportó en su 32 sesión extraordinaria del órgano de gobierno las reservas 2P y 3P al 1 de enero del 2018. El indicador más importante, de reservas totales o 3P (que es la suma de las reservas probadas, probables y posibles del país) cayó de 25,900 a 25,500 millones de barriles de petróleo crudo equivalente al sumar todas las reservas de hidrocarburos.

En crudo, la caída en estas reservas 3P fue de 20,000 a 19,400 millones de barriles, y en gas se registró un ligero aumento en las reservas 3P, de 29 a 30 billones de pies cúbicos, producto de reclasificaciones.

En marzo pasado, el regulador publicó que las reservas probadas de hidrocarburos en el país se ubicaron en 8,484 millones de barriles de petróleo crudo equivalente al 1 de enero del 2018, lo que implicó una caída de 7.4% en relación con el volumen del año pasado, que son 676,000 barriles de crudo equivalente (petróleo y gas) menos.

Ello, a pesar de que dos operadores distintos a Petróleos Mexicanos (Pemex) certificaron reservas por primera vez en México, y a que tanto la tasa de restitución por nuevos descubrimientos como la relación en años entre la reserva y la producción se incrementó.

Por separado, las reservas nacionales sólo de crudo se ubicaron en 6,500 millones de barriles, con una reducción de 7.1% en un año. Las de gas natural se colocaron en 10 billones de pies cúbicos, con una caída de 3.4 por ciento.

Al ritmo de producción actual (de casi 2 millones de barriles diarios de crudo y 5,000 millones de pies cúbicos al día de gas) el país tiene reservas 1P (probadas) para 8.5 años y a pesar de las caídas en los valores de las reservas, esta relación aumentó en tres meses en comparación con el año pasado.

[email protected]