Repsol, uno de los tres grandes accionistas de Gas Natural, ha mantenido conversaciones con el fondo de inversión CVC Capital Partners para la venta de su participación en la gasista, según publicó Expansión, y ha confirmado la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Repsol tiene 20% de Gas Natural, un paquete que en Bolsa está valorado en más de 4,000 millones de euros. Esa participación es idéntica a la que mantiene ahora el fondo de inversión estadounidense GIP, siglas de Global Infrastructure Partners, que entró hace poco más de un año adquiriendo en 10% a Repsol y en otro 10% al grupo La Caixa, que se mantiene como primer accionista con algo más de 24 por ciento.

CVC, uno de los grandes fondos de inversión internacionales, lleva años con el sector energético español en el punto de mira e intentando una gran operación.

El pasado año se convirtió en el primer accionista de Compañía Logística de Hidrocarburos, con 25 por ciento. CVC, que en España dirige Javier de Jaime, ya se interesó por Gas Natural cuando en verano del 2016 se abrió un proceso de venta de parte de las acciones que tenían Repsol y La Caixa. Finalmente, fue GIP el que ganó aquella carrera, por la que también compitió la multinacional estadounidense KKR.

En cualquier caso, Repsol indica al regulador de los mercados que pese a la “expresión de interés en fase preliminar” de CVC, “no existe acuerdo suscrito, no se ha contratado asesoramiento jurídico o financiero, ni se ha tomado decisión alguna al respecto por parte del Consejo de Administración”.

COLCHÓN para paliar crisis

Desde hace años, Repsol abiertamente ha reconocido que la venta de Gas Natural era una “opcionalidad”, sobre todo para, llegado el caso, usarla como colchón para paliar la dura crisis que estaba sufriendo la petrolera como consecuencia de la volatilidad de los precios del petróleo o para obtener recursos que destinan a otros proyectos de crecimiento.

Una vez que vendió un primer paquete de 10% a GIP, las quinielas sobre cuándo vendería el restante 20% no han parado. Se han barajado todo tipo de escenarios, desde que Repsol venda todo el paquete a un solo comprador hasta que lo venda en paquetes a diversos fondos. Fuentes de Repsol no hacen comentarios.

La compañía está presidida por Antonio Brufau. El consejero delegado de la petrolera es Josu Jon Imaz que, como primer ejecutivo, ha puesto en revisión muchos de los activos del grupo. Hace un año, en plena crisis de los precios del petróleo, la venta de 10% de Gas Natural supuso para Repsol un balón de oxígeno. A medida que los precios se han estabilizado, y Repsol ha recuperado además el pulso en su rating financiero, la presión para la venta de activos baja.

En todo caso, una vez que Repsol vendió 10% de Gas Natural a GIP y perdió el listón de 30% que mantuvo durante años en la gasista es cuestión de tiempo que venda el resto. Ese 30% le permitía la prerrogativa de no tener que lanzar una Oferta Pública de Adquisición si compraba participaciones adicionales, pero, una vez que bajó de ese listón, perdió ese derecho.

“oferta no generaba valor adicional”

El consejo de NH rechaza propuesta para fusionarse con Barceló

El consejo de administración de NH Hotel Group ha desestimado por unanimidad la propuesta de Barceló para fusionar los negocios de ambas cadenas al considerar que no genera valor adicional para la compañía, ni para sus accionistas, aunque añade que esta decisión “no condiciona ni impide” que se analicen otras futuras oportunidades estratégicas .

“El consejo ha destacado que su decisión ha sido tomada en defensa tanto del interés de la sociedad como de los intereses de todos los accionistas. Ha insistido también en que la desestimación unánime de la presente oferta no condiciona ni impide el análisis de otras futuras oportunidades estratégicas, que serán valoradas en función del valor real que estén en condición de generar al conjunto de los accionistas de NH”, según explicó la compañía.

El copresidente de Barceló, Pedro Simón Barceló, remitió una carta dirigida al consejo de NH en noviembre en el que planteaba la integración de los grupos en un “campeón nacional” con más de 600 hoteles y 110,000 habitaciones en todo el mundo. La cadena mallorquina planteaba controlar 60% de la sociedad integrada, frente a 40% que quedaría en manos de los accionistas de NH Hotel Group, y fijaba el precio de esta última en 7.08 euros por acción, lo que supondría valorar a la compañía en 2,480 millones de euros.

El máximo órgano ejecutivo de NH considera que la oferta no refleja el potencial de crecimiento en resultados de NH ni el valor de sus activos urbanos en Europa; enfatiza además que no ofrece ninguna “liquidez” para los accionistas de NH.

Barceló mostró su “respeto” a la decisión de NH y ha dicho que descarta “radicalmente” plantear otra oferta que facilite dicha operación.

El grupo considera que “se ha perdido una oportunidad” para poner las bases que permitan constituir la primera cadena de hoteles del país.