El presidente de la petrolera española Repsol, Antonio Brufau, invitó a la mexicana Pemex a estrechar su colaboración, a dos años de la firma de una alianza estratégica que apenas ha sido desarrollada.

La gestión de Brufau al frente del grupo ha sido criticada por la dirección de Pemex, y el martes el consejo de la compañía aprobó un cambio en el reglamento que impide a los consejeros hacer públicas discrepancias o puntos de vista críticos sin haberlos puesto de manifiesto antes en el consejo.

Ayer (martes) intentamos mejorar nuestra relación con Pemex en el consejo, tenemos un acuerdo industrial con Pemex que no ha sido desarrollado hasta ahora, y he ofrecido al representante de Pemex que se siente con la compañía para comenzar a analizar todas las oportunidades para cooperar , dijo Brufau ante los analistas.

En otro gesto para contentar a sus accionistas, Repsol aprobó un programa de recompra de acciones para su amortización por 500 millones de euros, compensando en parte la dilución que producen las ampliaciones de capital para el pago del dividendo en acciones establecido en los últimos ejercicios.

Las recompras de títulos para su amortización, que continuarán más allá del 2014, retribuye a los accionistas pero con un mejor tratamiento fiscal y uno de los principales beneficiarios será la propia Pemex, que posee 9.5% de Repsol.

En la conferencia, para comentar los detalles del acuerdo de compensación por el 51% que Repsol tenía en la argentina YPF, Brufau afirmó que ya no existen restricciones legales para mantener en cartera la participación que aún mantiene en YPF, de 12 por ciento.

Ya que no tenemos obligaciones legales para mantener el 12% de YPF (...) analizaremos todas las opciones posibles , dijo. Junto con los fondos obtenidos con la venta de GNL y la opción de vender potencialmente el 12% de YPF, nos permitirá continuar nuestra senda de crecimiento sostenible en el negocio de 'upstream' (exploración y producción) , agregó.

mac