Ante el incremento en la deuda de estados y municipios debido a menores aportaciones federales, el sector patronal del país destacó la necesidad de que los gobiernos locales cuenten con planes y programas de financiamiento al desarrollo e infraestructura.

Lo anterior, sostuvo el presidente de la Coparmex, Gerardo Gutiérrez Candiani, aunado a la urgencia de adecuar los esquemas de fiscalización institucional y eficientar la ejecución del gasto que promueva la inversión y el empleo.

En su mensaje semanal, el representante de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) dijo que de 2008 a la fecha, en algunas zonas del país se ha dado un fuerte incremento en la deuda, derivado también del bajo potencial recaudatorio y a la escasa capacidad contributiva a causa de la debilidad de sus economías.

"Mientras tanto, hasta que no haya una revisión a fondo del pacto fiscal, la tendencia indica que las entidades federativas seguirán endeudándose. Las participaciones federales de los estados continúan en un nivel inferior a 2008 en términos reales", abundó.

Señaló que de acuerdo con la Secretaría de Hacienda, la deuda de los estados y municipios creció casi 112,000 millones de pesos entre 2009 y 2010, con lo cual la cifra ya supera los 314,000 millones de pesos.

Recordó que a diciembre de 2006, la deuda total de los gobiernos locales, sin compromisos financieros adicionales u ocultos, equivalía al 1.7% del Producto Interno Bruto (PIB).

Hoy, añadió, representa 2.4% del PIB y 71.8% de las participaciones federales que distribuye el gobierno federal.

El dirigente patronal comentó además que en el último trimestre de 2010 se registraron aumentos fuera de proporción en la deuda de entidades como Veracruz, la cual creció más de 130%, de Quintana Roo que la duplicó y la de Sonora, que aumentó más de 40 por ciento.

Entre los estados con mayor monto de endeudamiento mencionó al Distrito Federal con 52,530 millones de pesos, el Estado de México con más de 38,000 millones, y Nuevo León con casi 34 mil millones.

Con relación al PIB estatal, indicó que las entidades más endeudadas son Sonora con 5.5% y Quintana Roo con 5.3 por ciento. Sin embargo, aclaró, el indicador en el que los riesgos se hacen más evidentes es el endeudamiento comparado con las participaciones federales.

También presentan una situación delicada el Distrito Federal y Chihuahua, que deben más de 98% en proporción de lo que reciben, seguidos de Veracruz, Coahuila, Michoacán y el Estado de México, todos ellos con más de 70 por ciento de su participación federal.

Ante este panorama, Gutiérrez Candiani enfatiza la necesidad de que todos los gobiernos locales posean un Plan de Financiamiento del Desarrollo y un Programa Estatal de Infraestructura, a fin de promover el avance regional en todos los ámbitos.

apr