La revisión de las bitácoras electrónicas del Paso Expres de Cuernavaca que elaboró SACC Ingeniería (en su carácter de coordinador de la obra) y los informes quincenales que debió entregar Desarrollo Integral y Productividad Empresarial (como verificador de la calidad de los trabajos) a la Residencia General de Carreteras Federales, forman parte de la información que sustentará el peritaje realizado por expertos tras el accidente en el que perdieron la vida dos personas.

En caso de detectar anomalías con la información anterior y otras que se generaron, estaba previsto tomar acciones correctivas, que oficialmente no se han mencionado.

Se prevé que este jueves se den a conocer las conclusiones del estudio, aunque con información preliminar, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, ha dicho que hubo posibles fallas, anomalías y omisiones de funcionarios públicos y empresas relacionadas, aunque solamente mencionó a las dos encargadas de su construcción: Aldesem y Epccor.

De confirmarse su aseveración, adelantó que confrontarán severas responsabilidades . La información que entregaban las empresas sobre los trabajos que realizaban no es pública y únicamente la tenían que entregar a las autoridades correspondientes, de acuerdo con los procesos de licitación que se adjudicaron: SACC Ingeniería por 38.5 millones de pesos y Desarrollo Integral y Productividad Empresarial por 7.2 millones de pesos. En el caso del coordinador del Paso Expres, que fue elegido en licitación pública nacional en las que participaron 12 empresas, los trabajos del contratista consistirán principalmente en el procesamiento de información, visitas de trabajo a la obra en cuestión, es decir, se encargarán de procesar, ordenar, analizar y en su caso, emitir recomendaciones de toda la información recibida por parte de la Residencia General y Residencia de Obra de Carreteras Federales del Centro SCT .

Un verificador por invitación

En el caso de Desarrollo Integral y Productividad Empresarial, su elección fue mediante un proceso de licitación por invitación a, cuando menos tres empresas, como lo marca la Ley de Obras, aunque tampoco son públicos los motivos por los que también participaron Grupo de Asesoría Profesional Ronzon y Asociados y Constructora y Operadora de Bienes y Servicios Ñuu. A pesar de que este proceso ocurrió en el 2015, la SCT subió al sistema CompraNet el pasado el pasado 27 de julio los términos de referencia y una semana después los oficios de invitación a los convidados a la licitación.

En los detalles de las tareas a realizar por la firma ganadora se precisa que las deficiencias de calidad detectadas durante la verificación se reportarán sistemáticamente de inmediato al residente de obra y al superintendente de la misma, recomendando las acciones que se deben realizar para su atención inmediata, enviándolas simultáneamente por correo electrónico, al residente general correspondiente, y ésta último validará en el sistema en las siguientes 24 horas las deficiencias procedentes .

[email protected]