La siguiente administración federal recibirá el enorme reto de volver a Petróleos Mexicanos (Pemex) una empresa rentable, lo que requiere un cambio de paradigma en lo laboral, régimen fiscal, sistema contractual y concepto empresarial, a decir de especialistas.

Para Rogelio Gasca Neri, consejero profesional de la paraestatal, la transformación de Pemex deberá cimentarse en tres grandes vertientes: que deje de ser un organismo público descentralizado bajo control presupuestal directo y se convierta en una verdadera empresa estatal, como es el caso de Petrobras, Statoil o Ecopetrol; que se establezca un sistema nacional de concesiones para la explotación de petróleo y gas, y una reforma fiscal que adopte estas acciones.

Esperar que se obtengan resultados diferentes a la tendencia inercial como se plantea en diferentes documentos de planeación, como la Estrategia Nacional de Energía de los últimos años, da lugar a objetivos aspiracionales, más que a metas asequibles , aseguró.

Por su parte, el consejero de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Édgar Rangel, explicó que quien administre la industria más importante para los mexicanos debe tomar en cuenta que la era del crudo fácil terminó y que, para que Pemex prospere, requiere pensar en retos como la producción por medio de fracturación natural en campos hasta ahora sencillos, como Cantarell y Ku Maloob Zaap; la explotación masiva de Chicontepec; la detonación de la industria del shale gas y el petróleo lutífero; la producción en aguas profundas; las técnicas de recuperación secundaria, y el tratamiento de crudos pesados y extrapesados.

Además, aseguró que se requiere de un cambio en la administración de los recursos humanos de la paraestatal, ya que 50,000 empleados –un tercio de los 150,000 contratados- estarán en posibilidad de jubilarse en los próximos 10 años, sin que exista suficiente capital humano especializado en posibilidad de remplazarlos.

Además, Pemex requiere que se modifique el desequilibrio de funciones que existe en la actualidad: 34% de trabajadores trabaja en Exploración y Producción; 23%, en Refinación; 9%, en Petroquímica; 8%, en Gas, y un ilógico 18% labora en el Corporativo.

Según el director de Pemex, Juan José Suárez Coppel, hasta el momento, no existe ningún acercamiento por parte del equipo de transición del virtual Presidente electo, Enrique Peña Nieto; sin embargo, éste deberá darse a la brevedad ya que el análisis de la situación actual será fundamental para definir el rumbo del país.

kgarcia@eleconomista.com.mx