Entrevistado por El Economista, Carlos Rodríguez, director de Ventas para Renault México, informó a detalle cada una de las acciones que emprendió la marca para sortear los efectos en términos de actividad económica, ocasionados por el Covid-19.

El ejecutivo mostró su optimismo luego de que buena parte de los puntos de venta abrieron sus puertas. “Al día de hoy tenemos el 67% de los distribuidores ya operando. Cumplimos con la sana distancia y con el personal estrictamente necesario. Tenemos sanitizaciones constantes y cumplimos con los horarios y las indicaciones estatales”.

Servicio valet, una realidad

Rodríguez dio a conocer que durante el periodo de confinamiento una de las primicias fue darle el mantiniento necesario a los vehículos de sus clientes. Por ello el servicio de valet, que ya existía, cobró relevancia pues gracias a él y al seguimiento de los protocolos de seguridad e higiene, los vehículos se recogían y entregaban en el domicilio indicado luego de cumplir con su programa de revisión. Además informó que esta herramienta es implementará de forma definitiva en la atención post venta y que no tendrá costo para el cliente.

Ventas online

El director de ventas mencionó que gracias a la experiencia previa en la comercialización vía internet con el lanzamiento de Kwid, Renault afrontó con mayor seguridad y confianza el cierre de los concesionarios. El ejercicio realizado con el subcompacto tuvo gran éxito porque se colocaron 22 Kwid vendidos a través del sitio.

Esta buena práctica se replicó a gran escala, “por eso fortalecimos el modelo digital en donde incluso podíamos hasta mostrar el auto, teníamos vídeos pregrabados; en la página la persona interesada podía acceder y ver un vídeo con una explicación del modelo por parte del asesor así como hacer todos los trámites necesarios.”

Mercado al alza

Rodríguez apunta que la caída del mercada no fue tan abrupta como se esperaba en el mes de junio gracias a un crecimiento de 40% comparado con el mes anterior. Por ello considera que es imperativo posicionar sus modelos ante los pronósticos de recuperación en lo que resta de 2020.

“Kwid a raíz de la pandemia empezó a tener mucha fuerza porque la necesidad de movilidad no paró, los clientes durante abril y mayo empezaron a buscar un auto que tenga las prestaciones, equipo y seguridad suficientes pero con planes y un precio accesibles. Hoy Kwid vende el mismo nivel que antes de la pandemia. Oroch y Kangoo han tenido una gran penetración en pymes porque estamos viendo el crecimiento en emprendedores. Algunos clientes están cambiando su auto de uso regular por uno que les sirva para emprender un negocio. Y la gama media alta es en donde vemos que se va a cargar la recuperación.” 

[email protected]

rrg