La captación de remesas podría alcanzar los 50,000 millones de dólares al cierre de este año, lo que amortiguará el impacto negativo en el menor número de visitantes estadounidenses, ante la alerta roja en México emitida por el gobierno de Estados Unidos, proyectó el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos.

Precisó que al tipo de cambio actual, dicha cifra representaría casi un billón de pesos, lo cual es positivo para la economía de los estados que tienen migrantes en Estados Unidos, pues son recursos que reciben las familiares en México para adquirir productos básicos.

López Campos recordó que las remesas ayudaron durante el 2020, cuando inició la pandemia, a que muchos lugares mantuvieran sus niveles de consumo interno, ya que durante ese periodo la derrama por ese concepto fue de más de 40,000 millones de dólares en el país.

Las perspectivas del incremento de las remesas para este 2021, que según estimaciones de la División de Análisis de BBVA alcanzaría los 50,000 millones de dólares, representa una contribución importante para la economía de los estados para amortiguar la disminución de derrama económica de visitantes.

“Las remesas han sido un paliativo para la economía mexicana y para la recuperación del consumo interno, sobre todo en las comunidades que registran gran cantidad de migrantes en el vecino país del norte, y que mensualmente envían recursos a sus familiares, los cuales se invierten, en mayor parte, en compras de la canasta básica, que son productos de la localidad”, resaltó el empresario.

De acuerdo con cifras del Banco de México, en el primer cuatrimestre de este año se recibieron en el país, principalmente de Estados Unidos, envíos de dinero por 14, 663 millones de dólares, es decir más de 290,000 millones de pesos que significó un incremento de casi 20% respecto al 2020.