Los órganos reguladores coordinados en materia energética, es decir, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) mantendrán su autonomía y ordenamientos legales tal y como fueron establecidos en la reforma del 2014, luego de que este martes 13 de noviembre el pleno de la Cámara de Diputados apruebe las modificaciones realizadas en comisiones a la iniciativa para reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, misma que previamente buscó sectorizarlos a la Secretaría de Energía que a su vez tendría la facultad de conducir sus actividades.

Rocío Barrera Badillo, presidenta de la Comisión de Gobernación y Población de la Cámara Baja, explicó que para la versión final de la reforma a dicha ley se consideraron todas las observaciones emitidas por los legisladores de los grupos parlamentarios durante los trabajos en conferencia con la Comisión de Gobernación del Senado. Así, se determinará que se elimina lo relativo a la sectorización de los reguladores coordinados y a la atribución de la Secretaría de Energía de conducir junto con la política energética nacional a la CNH y la CRE.

La legisladora confirmó a distintos medios que “entre las observaciones que nos han hecho está el tema de que sigan con su autonomía los órganos como la Comisión Nacional de Hidrocarburos, la Comisión Reguladora de Energéticos, que es una observación atendible y seguirán con su autonomía, como lo marca el Artículo 28 de la Constitución, que tienen personalidad jurídica, técnica y de gestión”.

Con esto, se eliminaría de la primera fracción del artículo 33 de la Ley Orgánica a los reguladores, para que siga siendo facultad de la Secretaría de Energía “establecer, conducir y coordinar la política energética del país y supervisar su cumplimiento con prioridad en la seguridad y diversificación energética”.

Pero el cambio más importante sería la eliminación del último párrafo de este artículo, mismo que generó polémica entre casi todas las agrupaciones de empresas petroleras del país, así como entre consultores y la comunidad internacional, luego de que aseveraba que los reguladores a los que se refiere el artículo 28 constitucional (la CNH y la CRE) estarían “sectorizados” a la Secretaría de Energía.

Aun así, un cambio que se mantiene en la reforma a la Ley Orgánica es el ordenamiento a la Secretaría de Energía de garantizar el abasto de energéticos en el país, a la par de la seguridad energética.

Pablo Zárate, especialista en el sector del centro de análisis Pulso Energético, explicó a El Economista que la modificación que se había planteado no obedecía a criterio técnico alguno, ya que, en términos de transparencia, certidumbre para todos los participantes del sector —ya sean agencias de gobierno, reguladores, inversionistas o sociedad civil— e incluso en lo que respecta a la separación entre el poder político y el económico, restar autonomía a los reguladores no tendría sentido en un país como México.

“Me parece una decisión atinada el que mantengan la autonomía de los reguladores en caso de que se presente y apruebe en este sentido el dictamen de la Ley”, aseguró.

Lo que se ha logrado hasta ahora en materia de transparencia, credibilidad, nivel técnico y de recursos humanos tanto en la Comisión Reguladora de Energía como en la Comisión Nacional de Hidrocarburos debe ser reconocido sin olvidar las áreas de mejora que aún tienen estos organismos, aseguró.