Convertido en un sector protagónico en la articulación del libre mercado en la economía mexicana en los últimos años, el de la regulación no ha dado muchas oportunidades de desarrollo profesional a las mujeres a nivel directivo, lo cual se evidencia con el hecho de que actualmente sólo existe una mujer integrante de los cuerpos colegiados de los órganos reguladores del país (Comisión Federal de Competencia, Comisión Federal de Telecomunicaciones, etcétera.)

En este contexto, la falta de la participación de la mujer en dichos órganos obedece a la inconsciencia de que la diversidad puede enriquecer las discusiones y decisiones o bien, por la inercia de que los hombres eligen a su mismo sexo para colaborar a gusto, considera Luz María de la Mora, investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

La discriminación viene por inercia y por malas costumbres; tenemos que romper paradigmas y entender que las mujeres pueden aportar tanto como los hombres a las diferentes esferas del quehacer público , establece la especialista en regulación.

Luz María de la Mora abunda que tanto las mujeres como los hombres tienen puntos de vista y experiencias diferentes que aportar, de ahí que contar con ambos puntos de vista en deliberaciones claves como las de los órganos reguladores puede elevar la calidad de las deliberaciones y de las decisiones.

En el caso de las telecomunicaciones, uno de los sectores de mayor actividad regulatoria -y mayores controversias-, la participación de la mujer está limitada para ocupar puestos claves en la definición de políticas públicas, aseguró Irene Levy, presidenta de Observatel.

Aún prevalece la cultura del machismo y la diferencia en oportunidades para la mujer. Es lamentable que aún no puedan estar en lugares de alto mando , dijo.

Tanto en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) como en la Cofetel sólo cuatro mujeres han desempeñado funciones clave para la industria: Salma Jalife y Clara Luz Álvarez en el órgano regulador y Purificación Carpinteyro y Gabriela Hernández, en la SCT.

empresas@eleconomista.com.mx