La justicia alemana registro este miércoles varios locales del fabricante de automóviles alemán Audi, en el marco de la investigación para determinar las responsabilidades en el escándalo de los motores diesel alterados, anunció la fiscalía de Múnich.

Estos registros, realizados por la policía criminal alemana y varias fiscalías, se llevaron a cabo en "locales de Audi y en otros siete lugares" para determinar la identidad de las personas implicadas, informó la fiscalía de Múnich en un comunicado.

La investigación se centra sobre todo en la venta en Estados Unidos entre el 2009 y 2015 de unos 80,000 vehículos del fabricante alemán equipados con un motor diesel V6 3 litros, precisó.

En respuesta a la AFP, un portavoz de Audi confirmó por su parte que los investigadores realizaron registros en los locales del fabricante automovilístico en Ingolstadt y Neckarsulm (sur de Alemania).

"Cooperamos plenamente con los investigadores. Nosotros mismos tenemos un gran interés en que salga a la luz todo sobre este caso", precisó el portavoz.

En septiembre de 2015, el grupo Volkswagen, matriz de Audi y de otras 11 marcas (Porsche, Skoda, etc.), reconoció la alteración de los motores diesel de 11 millones de sus vehículos en el mundo para venderlos como menos contaminantes.

erp