El Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) activó para esta jornada electoral una serie de medidas operativas con el objetivo de salvaguardar el suministro eléctrico en todo el país de acuerdo a sus facultades y bajo los principios de transparencia y objetividad, en condiciones de eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad.

El periodo de aplicación de estas medidas comenzó a partir de las 00:00 horas del viernes 29 de junio y estará activo hasta las 23:59 horas del lunes 2 de julio.

Las medidas consisten en: solicitar continuamente a los Transportistas, Distribuidores y Centrales Eléctricas que verifiquen la operatividad de sus equipos y los respaldos de éstos, así como las condiciones operativas de margen de reserva en generación y transmisión se incrementarán en el periodo mencionado.

Se estableció en los 12 centros de control del CENACE, un rol de guardias especial, tanto para el personal operativo como para el de atención a sistemas en el periodo establecido y se reforzó la coordinación en el periodo establecido.

Además, se reforzó la coordinación con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Centro Nacional de Control del Gas Natural (CENAGAS), Petróleos Mexicanos y operadores de sistemas eléctricos vecinos, tanto al norte como al sur del territorio nacional.

Asimismo, el CENACE revisó anticipadamente y de manera continua todos los sistemas operativos y de respaldo de sus centros de control a lo largo del territorio nacional, incluyendo la seguridad informática de los equipos de cómputo.

Finalmente, con CFE Distribución se confirmó la vigilancia coordinada de aquellos circuitos que alimenten centros de recolección de urnas y sitios relevantes considerados para esta jornada, aseguró el organismo en un comunicado.

kgarcia@eleconomista.com.mx