El blindaje realmente seguro para México ante el entorno interno y externo son las reformas de fondo que se han pospuesto por tantos años y que hoy se tiene la oportunidad de sacar adelante, aseguró el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Aseguró que es hora de apostar por el desarrollo de largo plazo: detonar el motor del mercado interno y tasas de inversión de al menos 25% anual y crecer a 6.0% de forma sostenida.

A través de su comunicación semanal "La voz del CCE", el presidente del organismo, Gerardo Gutiérrez Candiani, reiteró que más allá de los retos internos y externos, el mayor riesgo para México es concretar soluciones efectivas y de largo plazo.

Estas soluciones serán fundamentales para enfrentar retos como la inseguridad y demás obstáculos y debilidades que frenan el progreso y una prosperidad incluyente.

Candiani expuso que México tiene bases y recursos para responder a todos estos riesgos, "pero el blindaje realmente seguro son las reformas de fondo que se han pospuesto por tantos años y hoy tenemos la oportunidad de sacar adelante", insistió.

Subrayó que el rasgo definitorio de 2013 es que resulta crítico para que en este sexenio garanticemos el rompimiento del balance deficitario del estancamiento estabilizador:

"Tiene que ser un año de reformas estructurales. Las condiciones económicas y políticas son más propicias y sería un error grave no aprovechar la ocasión", dijo el dirigente del CCE.

Gerardo Gutiérrez aseguró que el mundo tiene los ojos puestos en México con la percepción de una alineación de fundamentos y circunstancias favorables para que se concrete este punto de inflexión.

No obstante, reconoció que "no estamos exentos de riesgos", al referirse al panorama internacional, en donde el coeficiente crítico es que Estados Unidos se mantenga en crecimiento.

Asimismo, que encuentre una fórmula adecuada, económica y política para corregir el desequilibrio de sus finanzas públicas y sobreendeudamiento.

El presidente del CCE señaló que prácticamente es un hecho que se supere el precipicio fiscal, que implicaría recortes presupuestales y alzas impositivas con un automático efecto recesivo.

Consideró que "nuestros vecinos todavía tienen el desafío de garantizar una base sólida de crecimiento sostenido y, como México, necesidad de realizar una reforma hacendaria de fondo".

Por lo que toca a la zonas Euro, el líder del CCE consideró que será un riesgo creciente para la economía global mientras no se encuentre una estrategia viable para reactivar el crecimiento y el empleo.

Ello, además de resolver los problemas de déficit y deuda soberana. "Mientras esto no se dé, será factor de volatilidad en los mercados financieros recurrentemente, como en los años previos", puntualizó Candiani.

klm