La reforma laboral representa para México una excelente oportunidad para reposicionarse a nivel mundial y atraer mayor Inversión Extranjera Directa (IED), a través de una fuerza laboral competitiva, consideró el socio de Práctica de Capital Humano y Obligaciones Estatales de KPMG en México, Pablo Noreña.

"El objetivo de esta nueva ley es hacer una fuerza laboral más competitiva, vernos mejor ante el extranjero. Creo que México tiene una gran oportunidad de volver a reposicionarse a nivel mundial", argumentó el directivo durante una exposición referente a las recientes modificaciones a la ley.

No obstante, Noreña aseguró que tales cambios "no se darán de la noche a la mañana", ya que la reforma laboral es sólo el primer paso de una serie de modificaciones profundas que deben alcanzarse el próximo año, como son en materia fiscal y seguridad social.

Con la reforma laboral, opinó, el trabajador queda más protegido, lo cual resulta gratificante toda vez que "si viene una reforma fiscal y va al consumo, el impacto que tendrá en la economía del mexicano será importante.

"Sin embargo, al tener una relación laboral formal y ciertas cosas que lo protejan, será menor su efecto", aseguró el especialista.

La directora del área del Capital Humano y Obligaciones Estatales de KPMG en México, Marcela Calderón, puntualizó a su vez que con la reforma se dota a México de un marco jurídico que da sustento a relaciones laborales.

Con estas nuevas relaciones de trabajo, dijo, se pretenden eliminar situaciones rígidas como son los costos al momento de terminar una relación laboral, entre otras, las cuales han fomentado la informalidad en el mercado laboral.

El pasado 30 de noviembre, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) publicó en el Diario Oficial el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo.

MFH