Las fracciones parlamentarias del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Congreso de la Unión advirtieron al presidente Felipe Calderón que no hay condiciones para la negociación de una segunda reforma energética que permita mayor flexibilidad para las inversiones en Petróleos Mexicanos (Pemex) y utilizar como estrategia de desarrollo de la paraestatal los bonos petroleros.

En ese marco, se prevé que la próxima semana el pleno de la Comisión Permanente del Congreso cite a comparecer al secretario de Energía, José Antonio Meade Kuribeña, para que presente un diagnóstico general de la industria energética.

Entrevistado por separado, el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados y exdirector de Pemex, Francisco Rojas Gutiérrez, y el coordinador del PRD, Armando Ríos Piter, coincidieron en que antes que una segunda reforma, el gobierno federal debe dar una explicación acerca de la baja producción petrolera, la nula aplicación de la primera reforma petrolera y el retraso en la construcción de una nueva refinería en Hidalgo.

Rojas Gutiérrez dijo que durante 10 años de gobiernos del PAN, lo único que han hecho con Petróleos Mexicanos es un desastre, porque han perdido 800,000 barriles diarios de producción de petróleo y han desperdiciado más de 1 billón de pesos y más de 100,000 millones de dólares de excedentes petroleros que no están ni en la infraestructura ni en la inversión del país .

Armando Ríos Piter criticó que el presidente Calderón lance una propuesta de esa naturaleza en el extranjero, sin antes haber consensuado con las fuerzas políticas en México sus posibilidades de avanzar en el Congreso.

Ya hay una reforma importante que se logró consensuar, hay temas en los cuales necesitamos tener un diagnóstico claro de qué ha avanzado y qué no, y volver a salir con un planteamiento de ese tipo o parece una ocurrencia o puede significar que es una estrategia definida, porque una vez que no le salió el intento, quiere irse por el segundo (para privatizar Pemex) , argumentó.

BONOS CASI LISTOS

El senador panista Juan Bueno Torio coincidió en que la venta de bonos ciudadanos para que le inyecten capital a Pemex es una urgencia que se había retrasado, pero que sí podría estar lista para este año.

Efectivamente hemos hablado de una reforma adicional a Pemex para que sea una empresa más abierta y pueda desarrollar mejor sus actividades en sociedad con otras empresas , agregó.

Además, por separado el secretario de la Comisión de Energía del Senado, Rubén Camarrillo (PAN), y el senador priísta Rogelio Rueda aclararon que el presidente no dijo en su entrevista, en una cadena de televisión de Estados Unidos, que Pemex emitiría acciones en la Bolsa Mexicana de Valores, sino que se refería a los bonos ciudadanos.

Estos bonos ciudadanos permitirían que Pemex se pudiera hacer de recursos frescos; estas emisiones quedarían en manos de ciudadanos mexicanos y la ley prevé muy claramente las condiciones para la emisión de estos documentos y también evitar el acaparamiento, que quedara en unas cuantas manos. Si a eso se refiere, eso ya está aprobado en la reforma del 2008 , afirmó Camarillo Ortega.

[email protected]