La Confederación de Trabajadores de México (CTM), así como el Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral confirmaron que quedó cancelada la aprobación de las leyes secundarias vinculadas a la reforma de justicia laboral, la cual preveía la desaparición de las juntas de Conciliación y Arbitraje, y transitaba a una nueva forma de impartición de justicia, en donde el Poder Judicial fuera el encargado.

Para Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la CTM y presidente del Congreso del Trabajo, “lo importante para los líderes sindicales en estamento es que no habrá la reforma laboral que tanto se estaba cantando. Murió la reforma laboral y los dos senadores nuestros (PRI) y que ojalá ya no lo sean, empujaron para que esta reforma hiciera escándalo y por poco la aprueban por no haber dado los datos como deberían haber sido. Ojalá ni salgan a la calle porque les dará vergüenza lo que les digamos cuando estén por ahí”.

Preciso que Isaías González y Tereso Medina fueron quienes intentaron “traicionar a los trabajadores con algo que no era benéfico para ellos, ni para sus familias, ni para México, ni para nuestro partido, y menos en época de elecciones”. Cabe recordar que los cambios previstos en la reforma laboral que se aprobaron en la Constitución en febrero de 2017 requerían de leyes secundarias para su aplicación. La discusión de la reforma desató una serie de inconformidades provenientes de todas las corrientes, incluso, llegó a un plano internacional en donde se advirtió de un riesgo mayor en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pues aseguraban que los salarios y la forma de contratación sería desfavorable para Estados Unidos y Canadá.

Apenas la semana pasada 94 congresistas de EU emitieron una carta para que se frenara la legislación en materia de justicia laboral, pues argumentaban que la iniciativa podría “mantener la corrupción en el sistema que ha impedido por décadas que las y los trabajadores mexicanos ejerzan derecho a libertad de sindicalización, negociación de mejores sueldos”.

También la Unión Internacional de los Steelworkers había alertado que la reforma laboral que estaba cerca de aprobarse violaba los derechos de los trabajadores.

EL TEMA NO ESTÁ AGOTADO: OBSERVATORIO LABORAL

La cancelación de la aprobación de la legislación secundaria también fue confirmada por el Observatorio Ciudadano de la Reforma Laboral, quien informó que “no pasó la reforma laboral en el Segundo Periodo de Sesiones del Senado de la República; sin embargo, eso no quiere decir que el tema está agotado”, y llamó a todos los sectores a estar alerta, porque podría presentarse en el próximo periodo de sesiones, el cual comenzará en septiembre. “Seguramente, los sectores patronal y gubernamental que impulsaron ese proyecto retomarán el asunto”, puntualizó.

Al respecto, Ricardo Martínez Rojas, socio director de De la Vega & Martínez, consideró es importante que los legisladores, en principio, soliciten una nueva prórroga para llevar adelante la discusión; sin embargo, se estima que los tiempos no alcanzarán dado que México se encuentra en un proceso electoral.

SE INCUMPLIÓ CON UN MANDATO CONSTITUCIONAL: EXPERTOS

Ricardo Martínez Rojas comentó que el que no se hayan aprobado las leyes secundarias es grave porque se incumplió con un mandato constitucional que señalaba como fecha límite el 26 de febrero del 2018.  “Lo veo malo porque se incumplió la Constitución, la obligación del Congreso de la Unión era haber sacado la reforma el 26 de febrero. Está mal porque no se cumple una norma constitucional”.

Martínez Rojas también explicó que se incumplen acuerdos internacionales en donde se preveía que México transitara a una nueva forma de contratación colectiva y desaparecer los contratos de protección. “México se ha comprometido ante la ONU y, al firmar el TPP 11, se dijo que íbamos a modernizar la justicia laboral y a tener una negociación colectiva efectiva”, detalló.

¿QUÉ IMPLICA QUE NO SE APRUEBEn LAs leyes SECUNDARIAs?

La aprobación de las leyes secundarias era necesaria para materializar la reforma a la justicia laboral que se aprobó en febrero del 2017 y que incluía:

Un nuevo modelo de impartición de justicia, pues desaparecerían las juntas de Conciliación y Arbitraje, en su lugar se crearían tribunales laborales (a cargo del Poder Judicial).

Creación de un nuevo organismo autónomo independiente para llevar a cabo la Conciliación y el Registro de Contratos.

Desaparecían los representantes obrero patronales en las resoluciones en materia laboral, quedando únicamente a cargo de un juez laboral.

Se instituye el voto personal, libre y secreto de los trabajadores para la resolución de conflictos entre sindicatos y la solicitud de la celebración de un contrato colectivo de trabajo.

[email protected]