El titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, Bernardo Altamirano Rodríguez, reconoció que el modelo de verificación en gasolineras es complejo y deja abiertos algunos espacios que pueden generar desconfianza.

Como medida que contribuya a generar plena confianza del consumidor, el funcionario anunció una reestructuración en los mandos de la Subprocuraduría de Verificación.

A través de un comunicado reiteró estar convencido que a través de tecnología de punta se puede hacer una verificación más rápida y que abone en la confianza entre los proveedores de servicios y autoridades.

Mencionó que es indispensable incorporar a expertos en las verificaciones, así como a organizaciones ciudadanas, 'cuyas aportaciones vayan en el camino de la construcción de confianza'.

Por ello, Altamirano Rodríguez convocó al nuevo dirigente de la ONEXPO Nacional, Manuel Nocetti, a realizar de manera conjunta la tarea de cambiar cualquier percepción negativa que pueda haber sobre el despacho de combustible y a que haya un espíritu de colaboración con la Profeco para realizar las tareas de verificación.

Añadió que es necesario que las estaciones de gasolina estén verificadas en tiempo y forma para que cumplan con las leyes y de esta manera se de un mejor servicio al consumidor.

apr