Douvrin.- La reestructuración de PSA Peugeot Citroen es un "asunto interno", dijo el presidente ejecutivo de la automotriz francesa a periodistas durante la visita a una fábrica de la compañía del ministro de Industria de Francia, Arnaud Montebourg.

Los comentarios de Philippe Varin fueron un desaire a Montebourg, quien ha dicho que le gustaría ver algunas concesiones de la automotriz en las negociaciones sobre la reestructuración de la compañía, en la que Peugeot planea reducir 8,000 empleos y cerrar una planta de ensamblaje.

Peugeot, uno de las automotrices más duramente golpeadas por el colapso del mercado y por la guerra de precios en Europa, anunció los recortes de puestos de trabajo en junio junto con la clausura de su planta de Aulnay (cercana a París) en un intento por remontar las pérdidas.

El Gobierno dijo que el plan era "inaceptable en su actual diseño" y pidió reuniones con la compañía y los sindicatos, las que tienen previsto comenzar el 25 de octubre.

Durante esos encuentros, Peugeot presentará las conclusiones de un reporte independiente sobre su situación final, dijo Varin.

"También entregaremos una actualización sobre los avances en los procedimientos de despidos, lo cual es un asunto interno del grupo, entre su gerencia y los representantes del personal", dijo el lunes.

Peugeot y su rival doméstico Renault han dicho que el presidente de Francia, Francois Hollande, debería recortar los cargos para beneficios sociales de los empleados con el fin de que las industrias locales se vuelvan más competitivas frente a las fábricas ubicadas en el extranjero.

Poco después de su elección en mayo, Hollande descartó un plan de su predecesor para financiar un recorte en los cargos para beneficios sociales de los trabajadores. El Gobierno actual está explorando alternativas.

Peugeot en Europa y en el mundo

apr