El amparo que interpuso la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en contra de las disposiciones administrativas que emitió la Comisión Reguladora de Energía (CRE) en materia de pago como contraprestación de excedentes de energía del esquema conocido como generación distribuida va en contra de los intereses energéticos de México a largo plazo y de la sustentabilidad energética, consideraron los miembros de la Red por la Transición Energética.

Este amparo no ha prosperado porque el juez que llevaba el caso no declaró la suspensión provisional que habría impedido, entre otras acciones, la interconexión de nuevos usuarios residenciales de energía solar fotovoltaica y la venta de fluido a los precios determinados por la CRE.

Por el contrario, el juez se declaró incompetente para llevar el caso y lo turnó a un tribunal especializado en materia de competencia, detallaron.

En conferencia de prensa, Carlos Tornel, oficial de Iniciativa Climática de México, consideró que el amparo es un obstáculo para los objetivos que supone la generación distribuida de energía solar fotovoltaica.

Son beneficios que podrían tener un impacto para el Estado, como el sector residencial que es un sector altamente subsidiado, el cual asciende a 120,000 millones de pesos , aseguró.

Agregó que la generación distribuida es una forma de disminuir las emisiones de las centrales eléctricas centralizadas y supone un beneficio para los individuos al permitirles instalar techos solares en sus casas para vender su excedente a la CFE, como asientan las disposiciones emitidas por el organismo regulador.

Víctor Ramírez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES), destacó que los miembros de la Red no consideramos para nada un abuso a las disposiciones administrativas de la CRE y explicó que, de hecho, la generación distribuida da estabilidad a la red.

Bajo el actual esquema tarifario, la ANES ha estimado alrededor de 6.5 millones de usuarios potenciales de generación distribuida en tarifa doméstica de alto consumo y los que están cerca de dicha tarifa, así como otros 3 millones de usuarios de tarifa comercial que no reciben subsidio y para los cuales la inversión en energía solar fotovoltaica se vuelve atractiva.

Ese nicho representa alrededor de 20,000 millones de dólares de inversión y miles de empleos. En Estados Unidos se estiman 320,000 empleados generados por la energía solar fotovoltaica, por lo que tal vez México pudiera alcanzar 100,000 empleos, estima la ANES.

Finalmente, a nombre de la Red, Gabriel Quadri, socio director de Sistemas Integrales de Gestión Ambiental, aseguró que la procedencia de este amparo sería un desprestigio y un lastre para la reforma energética, entre cuyos objetivos se encuentran la sustentabilidad y el combate al cambio climático global.

kgarcia@eleconomista.com.mx