Honda de México informó que desde el pasado 15 de noviembre reinició operaciones en su planta de Celaya, Guanajuato, para la producción de su modelo HR-V y Honda Fit, después de cuatro meses y medio de suspensión al haber sufrido daños por inundación.

“Estamos muy contentos y entusiasmados por el reinicio de producción de nuestra planta de Celaya”, dijo Hiroshi Shimizu, presidente de Honda de México.

Durante cuatro meses y medio, la empresa japonesa dejó de producir en la fábrica de Celaya alrededor de 75,000 vehículos y aunque ensambló en su planta de Jalisco, acumula una caída de 33% en la producción de enero-octubre del 2018 comparado con el mismo periodo del 2017, pues ha producido 118,443 vehículos en los primeros 10 meses del año contra los 177,582 ensamblados en mismo periodo del 2017.

No obstante, el CEO de la japonesa precisó que en el periodo de afectación no hubo cancelación de empleados y se les pagó el sueldo a los 5,000 trabajadores que laboran en la planta.

El paro temporal de cuatro meses y medio de Honda provocó pérdidas por 363 millones de dólares, luego de que la planta de transmisiones y de vehículos se inundó por la temporada de lluvia y en donde no se abrieron las compuertas de la presa a tiempo.

En el 2017 se colocó como la séptima fabricante de vehículos en el país, mientras que en lo que va del año bajó a la décima posición por debajo de Audi, Toyota y Mazda.

Desde el pasado jueves, la planta de Honda trabaja a una capacidad instalada de 95%, con una producción de 720 unidades al día, tanto de HR-V como FIT, los cuales continuarán produciéndose sin trasladar costos al consumidor, por lo que hay ensamble asegurado en los próximos años.

Shimizu abundó que gracias a la confianza de los clientes en los productos Honda “era crucial estar seguros de que no se compromete la calidad ni la seguridad de los vehículos que salgan de la línea de producción, ni la de nuestros asociados. Lo logramos en tiempo y ahora todos los distribuidores del país tendrán de nuevo nuestros exitosos modelos entre los clientes mexicanos”.

Honda México detalló que con la reactivación de la planta se reinicia la producción de los nuevos modelos 2019, tanto de HR-V como de FIT.

Por su parte, para evitar situaciones similares a la ocurrida en junio del 2018, la empresa levantará una muralla alrededor de la planta, puesto que el agua de la lluvia alcanzó 60 centímetros de altura, que llevó a dañar autos, maquinaria y componentes.

El problema de la japonesa llevó a que la fabricación de la industria automotriz enfrente estancamiento, puesto que Honda era la séptima marca con mayor volumen de ensamble y ahora se ubica en el último sitio de 10 productoras.

[email protected]