La reactivación en la actividad turística en México podría darse entre julio y agosto próximos, al considerarse un sector dinámico, que aún con crisis la gente busca el esparcimiento, consideró el especialista en turismo y movilidad, Daniel Madariaga Barrilado.

En México la actividad turística representaba, hasta hace cuatro meses una participación del 8.7% del Producto Interno Bruto (PIB), sin embargo, en un reporte especial presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), durante 2020 ese porcentaje se reducirá a 8.5%

La pandemia del coronavirus COVID-19 “sí puede catalogarse como una de las peores de los últimos 10 años, luego de la tragedia de las Torres Gemelas en Estados Unidos.

Sin embargo, el especialista en turismo y movilidad sustentable, consideró que será posible la recuperación turística en todos los destinos del país, aunque dependerá de las medidas de planeación y proyección que comiencen a tomarse.

El sector turístico ya enfrentó una crisis a nivel global, “en el 2001 el atentado contra las Torres Gemelas generó una de las peores caídas de turismo en la historia moderna. Fue hasta después de un plazo de 34 meses, que el turismo se recuperó y comenzó a tomar un curso normal”.

Abundó que han pasado 19 años desde esa crisis y el sector ha aprendido mucho para poder hacer frente a eventos inesperados que comprometan su desarrollo y esta ocasión no será la excepción.

“Los puertos del Caribe y el Pacífico serán sin duda alguna los destinos turísticos más afectados de México, sin embargo, sí hay acciones que pueden implementarse a la industria desde ahora para comenzar con el trabajo de recuperación que se estima comience a partir de los meses de julio y agosto”, explica Daniel Madariaga Barrilado.

Como parte de esas medidas, el especialista asegura que hoteleros, agencias de viajes y de transporte y todos los vinculados con el sector, deberán mantenerse bien informados para a su vez, poder proveer con datos actualizados a sus clientes sobre las medidas te prevención y acciones que toman para contrarrestar la propagación de la epidemia.

Otro factor importante que identifica Madariaga Barrilado, es comenzar con la planeación y proyección a futuro para cuando los aeropuertos y destinos sean reabiertos y comience a levantar el pico de viajeros y turistas.

“Lo peor que podemos hacer en el sector es quedarnos de brazos cruzados. Debemos idear en todo momento de qué forma nos vamos a recuperar, qué esfuerzos extras haremos para impulsar la actividad turística en nuestro país, por ello, la planeación futura será vital, es decir, podemos comenzar a trabajar en proyectos o productos con los que captaremos la atención de los turistas. A través de redes sociales, podremos incentivar que los turistas regresen a nuestros destinos y poco a poco retomen su vida normal post pandemia”, indica.

También consideró que la coyuntura actual debe verse como una oportunidad para mejorar aspectos del sector que se habían postergado por la premura de los periodos vacacionales, tales como diseñar o promover nuevas medidas sanitarias, trabajar en la confianza de los viajeros, apegarse a medidas y protocolos de conservación y diseño de nuevas experiencias turísticas sustentables o ecológicamente responsables.

abr