Las medidas gubernamentales para enfrentar los efectos del Covid-19 en la economía mexicana son limitadas y con un presupuesto que no será capaz de cubrir las necesidades, ni mucho menos reactivar la actividad productiva, tras la cuarentena, lamentó el sector empresarial.

Luego de que el presidente Andrés Manuel López anunciara 11 medidas para responder a la crisis, empresarios de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) informaron que desconocen la metodología que tendrá el apoyo a las empresas con créditos por 25,000 pesos, monto que además resulta insuficiente para pagar salarios e impuestos.

El presidente de la Comisión de Estudios Económicos de la Concamin, José Luis de la Cruz, expresó que no se percibe que el gobierno haga una inyección de mayores recursos fiscales a la recuperación, y que mantendrá su postura de no endeudarse y en cambio, seguirá su apuesta a generar empleos con sus proyectos de infraestructura como el Tren Maya o el Aeropuerto de Santa Lucía, que no está dispuesto a posponer.s.

“Lo que transmitió el presidente (durante su mensaje del plan de rescate) es que confía en que un presupuesto, que se elaboró antes de conocer el problema de crisis de coronavirus, y pareciera que lo que anunció hoy es que confía en que el gasto social y que la inversión estratégica que se diseñó en las refinerías y aeropuerto, será suficiente para enfrentar esta crisis, considerada la más grave en los últimos 100 años”, comentó.

En tanto, Juan Manuel Chaparro Romero, presidente de Fomento Industrial de la Canacintra, criticó que el Ejecutivo federal se mantenga reacio en atender la solicitud empresarial de proporcionar los suficientes apoyos fiscales y tributarios requeridos para que las empresas formales puedan tener un alivio en su liquidez operativa al menos temporalmente.

“Una economía débil, dentro de una pandemia, lo que necesita son apoyos fiscales extraordinarios del gobierno principalmente, sin ellos, la situación empeorará más y probablemente para junio del 2020, el porcentaje de las mipymes mexicanas existentes a nivel nacional con problemas de liquidez e incapacidad de pagar una nómina y sus impuestos rebase 70%”,  advirtió.

Por su parte, Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, indicó que el plan anunciado “no reactiva la economía y sólo asfixia al sector público”.

Dijo que el gobierno federal tiene que redirigir el gasto público hacia la protección del empleo, por lo que el jefe del Ejecutivo debe hacer suya esta propuesta y pagar una proporción del salario de los trabajadores formales por tres meses con el Salario Solidario.

lgonzalez@eleconomista.mx