Un total de 28 gobernadores estadounidenses pidió al Congreso de Estados Unidos ratificar “rápidamente” el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

En una carta enviada a los líderes de la Cámara de Representantes y del Senado, destacaron que apoyan los acuerdos comerciales inteligentes y estratégicos que promueven el crecimiento económico en sus estados y amplían las oportunidades para sus trabajadores, agricultores y fabricantes.

“Como directores ejecutivos de nuestros estados, instamos al Congreso a aprobar el T-MEC rápidamente para que los trabajadores estadounidenses puedan comenzar a aprovechar los beneficios de un mejor comercio con nuestros vecinos de América del Norte. La aprobación rápida del acuerdo dará a nuestras pequeñas y grandes empresas la estabilidad y la previsibilidad que necesitan para expandirse, invertir y crear más empleos”, dijeron.

Casi 25 años después de la aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es hora de actualizar las políticas comerciales con dos de los socios comerciales “más críticos” de Estados Unidos, según la misiva firmada el 20 de junio.

“El T-MEC es un acuerdo comercial integral del siglo XXI que protege a los trabajadores en todo el país, establece la igualdad de condiciones entre los Estados Unidos y nuestros socios, y alienta el comercio libre y justo”, afirmaron los gobernadores.

Los mandatarios argumentaron que la puesta en vigor del acuerdo comercial es fundamental para sus estados, ya que buscan impulsar el desarrollo económico y alentar nuevas inversiones que conduzcan a la creación de empleos.

Desde su perspectiva, el T-MEC moderniza el TLCAN con protecciones más sólidas de los secretos comerciales, la propiedad intelectual, la anticorrupción y el comercio digital. También expande el acceso a los mercados para los agricultores y ganaderos estadounidenses y reduce las barreras para los mercados agrícolas.

“Más allá de eso, el T-MEC refuerza las prohibiciones a la importación de bienes producidos por el trabajo forzoso y garantiza protecciones más fuertes para los trabajadores migrantes”, concluyeron.

Entre los gobernadores están: Doug Ducey (Arizona), Greg Abbott (Texas) y Ron DeSantis (Florida). Sin embargo, no pusieron su firma los de California y Nuevo México, que hacen frontera con México.

Otros gobernadores participantes en la carta son: Brian Kemp (Georgia), Matt Bevin (Kentucky), Larry Hogan (Maryland), Charlie Baker (Massachusetts), Bill Lee (Tennessee) y Gary Herbert (Utah).

La misiva fue dirigida a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes; Mitchell McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado; Kevin McCarthy, líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, y Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado.

Las preocupaciones del Congreso con respecto al T-MEC incluyen un posible efecto en la economía de Estados Unidos, las condiciones de trabajo y la protección de los derechos de los trabajadores en México, la exigibilidad de las disposiciones laborales del nuevo tratado y otras cuestiones. El Congreso ha demostrado un renovado interés en México, uno de los principales socios comerciales y proveedores de energía con el que EU comparte una frontera de 3,169 kilómetros y fuertes lazos culturales, familiares e históricos.

[email protected]