Al menos 60% de las pequeñas y medianas empresas en México desea que para 2013 el gobierno entrante les otorgue una exención de impuestos, de acuerdo con la última versión del Índice de Confianza Comercial de Regus.

Asimismo, dentro de las tres principales necesidades de este sector le sigue la urgencia de contar con préstamos bancarios con bajas tasas de interés (62% de las empresas).

Y en tercer lugar que los empresarios desean contar con redes de contacto específicas de la industria (41 por ciento).

Para la elaboración del Índice se entrevistaron a 24,000 empresarios en 92 países, señaló Regus en un comunicado.

Este mismo indicador arrojó también los tres principales retos que enfrentarán las PyMEs para el próximo año: La implementación de seguridad (40 por ciento); flujo de efectivo (37%) y aumentar sus ventas (35 por ciento).

Al respecto, la directora de Regus en México, Mónica Cati Cerda, aseveró que "en este 2012 nos impactó especialmente la lenta mejoría de las PyMEs".

Dijo entonces que a fin de mejorar su situación de liquidez, los empresarios encuestados identificaron los servicios comerciales flexibles y económicos como una necesidad prioritaria.

Especialmente para gastos como espacio de trabajo, soporte administrativo, de ventas y mercadotecnia.

Asimismo, 45% de los encuestados, por ejemplo, indicó que una de las mayores cargas durante este año que termina ha sido el arrendamiento poco flexible de propiedades.

Cerda concluyó que los servicios flexibles permitirán que las empresas consigan un crecimiento ágil y liberen efectivo para invertir sin depender de créditos en un momento en que es difícil asegurarlos.

MFH