El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó el protocolo de adhesión de Rusia a la Organización Mundial del Comercio (OMC), que pone fin a 18 años de difíciles negociaciones, informó el sábado a la AFP el servicio de prensa del Kremlin.

La Duma, la cámara baja del Parlamento, votó el pasado 10 de julio este texto y el Consejo de la Federación, la cámara alta, lo aprobó el 18 de julio.

"El protocolo confirma a Rusia como miembro de la OMC", señala un comunicado.

Rusia, la última gran potencia que estaba todavía fuera de la OMC, se convertirá en el 156 Estado miembro de la organización con sede en Ginebra.

Entre las condiciones impuestas para esta adhesión destaca la de bajar los aranceles, lo que hará a partir del 1 de septiembre, y que pasarán del 9.5% de media actualmente al 7.4% el año próximo, al 6.9% en 2014, y en torno al 6% en 2015, explicó el ministro de Desarrollo Económico, Andrei Belusov, recientemente.

Esta medida estimulará la competencia al ofrecer a los productores extranjeros mejor acceso al mercado ruso, espera el gobierno.

Sin embargo, los detractores del proyecto, en particular los diputados comunistas, temen que la entrada de Rusia a la OMC va a abrir la puerta del mercado ruso a productos baratos extranjeros, sentenciando a muerte numerosas industrias heredadas de la época soviética.

El pasado 10 de julio, sólo los diputados del partido en el poder, Rusia Unida, que dispone de la mayoría absoluta con 238 de los 450 escaños de la Duma, votaron a favor de la ratificación.

Incluso el diputado oficialista Alexei Pushkov estimó que "adherirse a la OMC es como saltar al agua helada". "Si se flota, se gana en salud, si la corriente nos lleva, eso significa que no había que saltar", afirmó.

Las otras formaciones representadas en la Duma habían anunciado que iban a votar en contra, alegando que numerosas empresas rusas van a quebrar debido a la competencia extranjera.

Además, el Partido Comunista y Rusia Justa (centro izquierda) recurrieron al Tribunal Constitucional para tratar de bloquear la ratificación del protocolo pero la demanda fue desestimada.

Rusia, última gran potencia que estaba fuera de la OMC, logró en diciembre pasado la luz verde de los países miembros de la organización para su adhesión, poniendo fin a 18 años de difíciles negociaciones.

RDS