Para reducir los actos de corrupción en las empresas es necesario establecer prácticas de control interno más robustas, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Por ello, propondrá al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) la inclusión de cláusulas en el Código de Mejores Prácticas Corporativa que permitan la reducción de este tipo de actos.

En conferencia de prensa, el presidente del organismo, Enrique Flores Rodríguez, dijo que lo que se busca es que las compañías vayan cerrando poco a poco el círculo de las prácticas de corrupción referentes al lavado de dinero.

Expuso que otro factor que ayudaría a minimizar estos eventos sería la utilización del sistema bancario como herramienta de pago o cobro, de tal forma que se deje 'una huella' de los movimientos que se realicen.

Así como hacer uso de la moneda extranjera para las operaciones que se realizan en la economía informal, esta medida, dijo, además reduciría los niveles de "esta área gris" que, señaló, está fuera de control de las autoridades del país.

Actualmente, México ocupa el lugar 98 entre 178 países en el índice de percepción de la corrupción, de acuerdo con datos del año pasado de Transparencia Internacional.

Entre las medidas que el IMEF considera necesarias para reducir los índices de corrupción y que presentará al CCE, se encuentran la de dar autoridad a los Comités de Auditoría y Prácticas Societarias con la finalidad de que aprueben las transacciones que involucren al sector público.

Igualmente, estimular el uso de mecanismos de denuncia de actos que se consideren ilegales como los buzones confidenciales e incluir en los programas de auditoría interna la revisión de desembolsos para identificar aquellos que puedan asociarse con actos ilegales.

El presidente del Comité Técnico Nacional de Gobierno Corporativo y Jurídico Financiero del IMEF, Enrique Ramírez Figueroa, explicó que con este documento se ayudará a las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores a que informen el grado de adhesión al código.

apr