El gobernador de Texas, Greg Abbott, envió una carta al presidente de México Andrés Manuel López Obrador para solicitar que ponga fin a las diferencias políticas que han paralizado inversiones de por lo menos 3,000 millones de dólares en contratos de transporte de gas natural, con lo que se ha dejado la operación de gasoductos, poniendo en riesgo el avance del tratado trilateral entre Estados Unidos, Canadá y México.

De acuerdo con el Houston Chronicle, en un texto de dos páginas, el mandatario texano urgió López Obrador a concluir rápidamente la revisión o negociaciones necesarias de los siete proyectos detenidos y por los cuales la administración actual, a través de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha emplazado a arbitraje internacional a las empresas Carso, Fermaca, IEnova y TransCanadá, para anular cláusulas de los contratos en que las empresas continúan recibiendo pagos aún sin entregar el gas, ya que las operaciones se encuentran detenidas por falta de acuerdos con las comunidades cercanas a las construcciones.

"Las preguntas persistentes sobre los retrasos en los proyectos entre México, Estados Unidos y Canadá y los contratos y compromisos comerciales de largo plazo podrían afectar negativamente a nuestras economías en los próximos años", expresó Abbott, “como saben, el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC) aún no ha sido ratificado por las tres naciones. Las violaciones del TLCAN o el incumplimiento de contratos de largo plazo podrían poner en peligro el USMCA (por sus siglas en inglés)”.

 

Y es que tres de los siete proyectos fueron construidos transportar el gas desde Texas a las plantas de la CFE en México. Uno de ellos es el megaproyecto de 2,500 millones de dólares del gasoducto submarino Sur de Texas-Tuxpan, construido y operado por el consorcio entre IEnova y TransCanadá, Infraestructura Marina del Golfo, pero además, está el proyecto de Carso Samalayuca-Sasabe, de 571 millones de dólares, y el de la filial de IEnova, Gasoducto de Aguaprieta, Guaymas-El Oro, de 400 millones de dólares.

"Estos ductos pueden ser un excelente ejemplo de cómo funciona el comercio transfronterizo cuando nuestros países colaboran", aseveró el gobernador texano, “los proyectos energéticos transfronterizos proporcionarán importantes beneficios ambientales, económicos y de seguridad para toda América del Norte y pueden ser un ejemplo brillante de empoderamiento económico de América del Norte”.

En un comunicado, Sempra se pronunció sobre el texto del mandatario texano: “apreciamos que el gobernador Abbott reconozca la importancia de una asociación de colaboración con México y la importancia de cumplir con los contratos de largo plazo. En Sempra, comprendemos el valor de las relaciones comerciales sólidas como la de Texas y México, especialmente en lo que respecta al mercado de la energía”.

La oficina del gobernador de Texas aseguró que no ha recibido una respuesta de la administración López Obrador. Pero el presidente mexicano dio a conocer su postura sobre el tema durante una conferencia de prensa del 27 de junio cuando dijo que los contratos, tal como estaban escritos, arruinarían la Comisión Federal de Electricidad.

"Creemos que esos contratos realizados fueron un abuso de las finanzas públicas", dijo el primer mandatario mexicano, “queremos un acuerdo donde el público no sufra daños. Eso es lo que estamos buscando”.

Cabe recordar que este lunes IEnova dio un paso hacia la conclusión de su conflicto al firmar un convenio de suspensión de plazos para el servicio transporte de gas natural del tramo Guaymas-El Oro, con lo cual evitó la terminación del contrato con la CFE e inició un proceso para que en cuatro meses arranque operaciones el gasoducto.

De acuerdo con la mexicana, en el marco de las rondas de negociación convocadas por el gobierno federal relacionadas con los contratos de servicios de transporte de gas natural, la filial Gasoducto de Aguaprieta accedió a continuar negociando con el fin de mantener la relación con la CFE.

Pero según el director general de la CFE, Manuel Bartlett, IEnova debe pagar a la estatal eléctrica un reembolso de 842.69 millones de dólares por los pagos que ya le ha realizado como cargos fijos establecidos en el contrato aprobado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), además de otros costos en que ha incurrido la CFE al tener detenido el Sistema de transporte de gas Sonora, al que pertenece este tramo detenido.

Con esta primera suspensión, avanzó la negociación de uno de los contratos, y quedan pendientes acciones en torno a otros seis tramos, ya que los contratos considerados “leoninos” ´por el gobierno mexicano involucran contratos por un total de 5,250 millones de dólares para el transporte de 7,429 millones de pies cúbicos en gasoductos con una longitud conjunta de 3,388 kilómetros.

[email protected]