El costo de los programas contracíclicos para aminorar los efectos de la crisis financiera mundial durante 2008 y 2009 en México fue de 817,000 millones de pesos, aseguró el asesor de Análisis Económico del titular de Economía, Ernesto Acevedo.

Esos recursos permitieron impulsar la estrategia del gobierno federal para proteger gran parte del empleo formal en el país, el poder adquisitivo y el patrimonio de las familias, e impidieron que el impacto en los indicadores nacionales alcanzara niveles similares a los de la crisis de 1995.

Durante el 'Seminario de Periodistas en México', Acevedo destacó como los principales programas contracíclicos que aplicó la Secretaría de Economía el del Impulso al Crecimiento y el Empleo, así como México Emprende y el Fideicomiso para integrar la cadena de proveeduría de la industria petrolera.

Asimismo, el de Preservación del Empleo, conocido como de paros técnicos; Hecho en México; y el de Renovación del Parque Vehicular, añadió en el foro organizado por la Secretaría de Economía (SE) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Enfatizó en la recuperación del empleo en México, que en los últimos tres meses refleja la creación de más de 300,000 puestos de trabajo, aunque faltan unas 250,000 plazas para alcanzar el máximo registrado en noviembre de 2008.

El funcionario público comparó la mejoría del empleo en México en este año, de alrededor de un punto porcentual, con la de Estados unidos, que asciende a 0.4 puntos porcentuales.

Descartó además que el retiro de estímulos fiscales en algunas naciones del mundo, aplicados para contrarrestar el impacto de la crisis económica, pudiera afectar a la economía nacional, sobre todo porque en el caso de Estados Unidos se hace de manera paulatina.

apr