Del 23 de mayo al 8 de junio la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) implementará el Programa de Verificación y Vigilancia Fin de Cursos y Graduaciones 2018, debido a que se acerca el cierre de los ciclos escolares.

La verificación busca comprobar que los proveedores de productos y los prestadores de servicios relacionados con estas celebraciones cumplan con la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC), que los productos reúnan las especificaciones establecidas por las Normas Oficiales Mexicanas y que los relojes registradores de tiempo se encuentren ajustados.

Mediante un comunicado se notificó que entre otros giros comerciales que se verificarán se encuentran paquetes de graduación, joyerías, servicios de fotografía, servicios de eventos sociales, venta y renta de trajes y vestidos de coctel, renta de limusinas o autos, venta de calzado y estacionamientos públicos.

En caso de una queja o denuncia respecto a los bienes y servicios que se oferten con motivo de las fiestas de fin de curso y graduación, están a disposición sus canales de atención: el Teléfono del Consumidor, 55 68 87 22, en la Ciudad de México y área metropolitana; el 01 800 468 8722, sin costo en el resto del país, y las redes sociales oficiales en Twitter: @Profeco y en Facebook: ProfecoOficial.

Conforme a la LFPC, se verificará la exhibición y el respeto de precios y tarifas, la entrega de comprobantes, el cumplimiento de promociones y de ofertas, que la información que se brinda al consumidor sea clara, el respeto a los términos, condiciones y garantías y no condicionar o negar la venta de productos, bienes o servicios.

En términos de las Normas Oficiales Mexicanas se vigilará que se cumplan las especificaciones de información comercial en los etiquetados, los contratos de adhesión, los servicios, los requisitos de seguridad y los aspectos metrológicos de los instrumentos de medición empleados en transacciones comerciales, apegados a lo establecido en el Manual de Procedimientos, disposiciones legales y normativas aplicables en materia de verificación.

Cuando se estime necesario, por la naturaleza o características del comercio, se reforzará de manera clara, visible y suficiente la información y exhibición sobre precios y tarifas, para que los consumidores cuenten con elementos que les permitan mejores decisiones de compra.

En caso de incumplimiento de la ley, se aplicarán medidas como la suspensión de la comercialización de bienes, productos o servicios y la inmovilización de instrumentos de medición o de productos.