La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) informó que durante la séptima edición del Buen Fin se recuperaron más de 3 millones de pesos en favor de los consumidores, cifra 162% mayor respecto al 2016.

Rogelio Cerda Pérez, titular de Profeco, indicó que los principales motivos de reclamación fueron no respetar las promociones u ofertas anunciadas (en 307 casos),  no respetar los precios exhibidos (214), condicionar o negar la venta (95), ofrecer información o publicidad engañosa (85), aplicar cargos y redondeos sin consentimiento (18), no exhibir precios (10) y no entregar notas o comprobantes.

En tanto, los productos con el mayor número de reclamaciones fueron pantallas (43), celulares (23), colchones (23), ropa (22) y bocinas (14), y las entidades con más quejas fueron la Ciudad de México (103), el Estado de México (75), Querétaro (56), Chihuahua (49) y Nuevo León (47).

Se otorgaron 39,217 asesorías más que en el año pasado, lo que significa un incremento de 113%, con una conciliación del 94 por ciento. Asimismo, se realizaron 643 monitoreos de publicidad que permitieron corregir 18 anuncios.

“Los trabajos de planeación este año (para el operativo de supervisión de El Buen Fin) duraron mucho tiempo, y cuando digo mucho tiempo estoy hablando de casi tres semanas, donde el área Quejas y Denuncias, el área de Telecomunicaciones, el área de Verificación y la Subprocuraduría Jurídica estuvimos revisando los ejercicios, los incidentes, las rutas que habían seguido, las constantes de los años previos y a partir de ahí hicimos una planeación que nos hizo más eficaces”, señaló.

El incidente mayor que se presentó en esta campaña fue en Chihuahua, Chihuahua, donde en una tienda Soriana había errores en los preciadores de varios productos y ocho consumidores se quejaron de que no se les quería respetar el precio de unas pantallas de televisión, pero se logró la conciliación a favor de los que estaban en su derecho de exigir.

Hubo otro caso, en el Bodega Aurrerá de Melchor Ocampo, en Tlalnepantla, Estado de México, en donde se quejaron siete consumidores porque no se les respetaban los precios, pero en realidad era un problema de publicidad engañosa y a la tienda se le cobrará una multa.

El procurador recordó que cualquier consumidor que haya quedado inconforme en El Buen Fin 2017 tendrá derecho a presentar quejas o denuncias al respecto en la institución en los 365 días siguientes.

empresas@eleconomista.mx