Como parte de un operativo de revisión, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) clausuró diez casas de empeño ubicadas en la Ciudad de México.

Entre los motivos que la Profeco consideró para clausurar dichos establecimientos se encuentran que no estaban inscritos ante el Registro de Casas de Empeño y no presentaron el reporte de operaciones ante la fiscalía correspondiente, como lo marca la ley. 

En un comunicado, la Procuraduría informó que las casas de empeño tampoco tenían su contrato de adhesión registrado ante esta dependencia, por lo que se procedió a la clausura.

Los establecimientos permanecerán cerrados durante 15 días y además, deberán pagar las multas correspondientes, que van de los 3 a los 6.5 millones de pesos.

Las diez casas de empeño que fueron clausuradas se ubican en las delegaciones Iztapalapa, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Gustavo A. Madero; de ese total, seis corresponden a First Cash y cuatro a Maxi Prenda, añadió la dependencia.