La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) colocó sellos de suspensión de actividad comercial en 14 establecimientos de la Central de Abasto, ubicada en la delegación Iztapalapa, por irregularidades en la comercialización del limón.

En un comunicado, el organismo expuso que este miércoles realizó acciones de verificación en dicho centro de distribución, para evitar que la economía de los consumidores se vea afectada ante el elevado precio de venta del limón.

Las sanciones impuestas derivadas de las 20 verificaciones que realizó personal de la Profeco se deben a que los establecimientos no exhibían los precios del limón y no acreditaban de manera documental el origen o motivo de variación del precio del cítrico, lo que se traduce como prácticas que pueden afectar los derechos de consumidores.

Además, colocó distintivos de precios (preciadores) y tres básculas del consumidor en pasillos y andenes de dicho centro de abastecimiento, para que los consumidores comprueben que lo que pagan corresponde a lo que adquieren, a su vez, revisó 40 básculas sin que se detectara diferencia de peso.

En tanto, la colocación de preciadores busca inhibir prácticas comerciales abusivas y que el consumidor pueda comparar diferentes opciones para hacer una mejor compra.

La titular de la Profeco, Lorena Martínez Rodríguez, dijo que se mantendrá la vigilancia para verificar que el principio de la oferta y la demanda no sea aprovechado por los comerciantes y se eviten abusos que afecten la economía de las personas.

Así, sostuvo, se mantendrán las acciones precautorias enfocadas sobre todo a los productos de la canasta básica .

El pasado lunes, comerciantes de diversas centrales de abasto garantizaron el suministro de limón en el país e hicieron un llamado a adquirir el alimento en estos establecimientos porque ofrecen precios más accesibles.

Así, en centros comerciales, mercados populares y centrales de abasto de algunas ciudades de la República, el kilogramo del limón oscila entre los 50 pesos.

Cabe recordar que el pasado lunes en la Central de Abasto de la Ciudad de México, el mayor precio del limón fue de 35 pesos el kilogramo, el azúcar de 18 pesos, la cebolla de 16 pesos y el jitomate se vendió hasta en 8.0 pesos, mientras que el huevo se comercializó en 27 pesos.

En su cuenta de Twitter, la Profeco dio a conocer que de acuerdo con un levantamiento de precios realizado el pasado lunes en la Central de Abasto, el kilogramo de aguacate hass se ubicó en 20 pesos, el de la cebolla de bola en 15 pesos y del chile serrano en 14 pesos.

Asimismo, los precios de la guayaba, el tomate verde y la naranja se ubicaron en 8.0, 7.0 y 3.0 pesos, de manera respectiva, en esa Central de Abasto.

Infografia

erp/ apr