Entre las medidas de represalia que China adoptó contra Estados Unidos, destaca una por su fuerte impacto que tendrá en el sector exportador agrícola estadounidense: la soya.

En 2017, las exportaciones estadounidenses de soya a China representaron más de 12,000 millones de dólares, aproximadamente 63% de todas las exportaciones agrícolas estadounidenses a esa nación asiática.

La soya ha representado la mayoría de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos a China desde 2008. En el año pasado, las ventas externas estadounidenses de este producto al mercado chino representaron casi 9% de todas las exportaciones agrícolas de Estados Unidos al mundo.

China informó este miércoles que impondrá aranceles de 25% a la importación de 106 productos originarios de Estados Unidos que suman un valor de aduana de 50,000 millones de dólares anuales, en represalia por medidas similares tomadas por la administración del presidente Donald Trump. El Ministerio de Finanzas de China comunicó que la lista de productos incluye soya, automóviles, productos químicos, aviones, whisky y artículos de plástico.

China es el mayor importador mundial de soya (en 2016 representó 63% de todas las importaciones de soya en el mundo), lo que dificultaría la transición de las empresas estadounidenses a otros mercados.

Dado el valor de las exportaciones estadounidenses de soya a China, los aranceles chinos impondrían grandes costos a los agricultores estadounidenses.

En febrero, el Ministerio de Comercio de China se reunió con empresas chinas que se verían afectadas por medidas comerciales contra la soya estadounidense, como procesadores e importadores de este grano, para evaluar las implicaciones de restringir el acceso al mercado.

En tanto, grupos agrícolas han advertido sobre el riesgo de las represalias de China. “Esto tiene que parar”, dijo Zippy Duvall, presidente de la American Farm Bureau Federation, en un comunicado.

“Los agricultores y ganaderos son, por necesidad, pacientes y optimistas. Sabemos que los mercados suben y bajan. Pero las represalias amenazantes de China contra la propuesta de tarifas de Estados Unidos de anoche están poniendo a prueba la paciencia y el optimismo de las familias que se enfrentan a la peor economía agrícola en 16 años”, comentó.

China representa para los agricultores y granjeros de Estados Unidos un mercado promisorio para sus exportaciones.

[email protected]