Durante el cierre de 2013 la producción de los mercados emergentes continuó en crecimiento aunque no lograron superar los niveles de expansión observados antes de la última crisis financiera.

El Índice de Mercados Emergentes (EMI) de HSBC expuso que dichas economías dieron señales de crecimiento al término del doceavo mes del año pasado, aunque a un menor ritmo respecto a lo observado un mes previo, al pasar de 52.1 a 51.6 puntos.

Detalló que la producción manufacturera observó un crecimiento más acelerado en comparación con la actividad de servicios que registró mayores alzas para Taiwán, República Checa y Turquía.

A su vez, el indicador señaló que nuevos flujos de negocio en los mercados emergentes globales aumentaron por quinto mes consecutivo, aunque con una menor velocidad desde septiembre pasado.

Las presiones inflacionarias en los mercados emergentes se mantuvieron estables en el último mes de 2013, con un incremento promedio de los precios a un menor ritmo desde julio, lo que condujo a un aumento débil de los precios de producción.

En ese sentido, el jefe Global Economist de HSBC, Stephen King, explicó que las economías emergentes ya no se expanden a las rápidas tasas registradas antes del inicio de la crisis financiera global, además de que tampoco han sido capaces de replicar el ritmo de finales de 2009 y principios de 2010.

Sin embargo, reconoció, a pesar de la debilidad relativa no hay indicios de alguna recaída en recesión, ya que el indicador se mantiene por arriba de los 50 puntos, por encima de los niveles registrados en 2008 y la primera mitad de 2009.

Agregó que de manera general la actividad manufacturera ha mejorado en las economías emergentes, aunque en países como Taiwán, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita existe un mayor dinamismo.

erp