La industria de vehículos pesados en México cerró el primer semestre del 2019 con cifras sin precedentes, al fabricar 104,214 camiones, que representan crecimiento de 36.50% contra el mismo periodo del año previo, destacó la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

En el 2015, el sector de camiones pesados presentó la cifra más alta en producción en la historia de la industria, al haber rebasado 100,333 unidades ensambladas en México y después de cuatro años, (en el 2019) vuelve a tomar un nuevo record con crecimiento de 3.8% contra ese periodo (enero-junio).

La exportación de camiones no alcanzó a superar la cifra récord del 2015, al enviar 84,416 unidades al exterior, principalmente a Estados Unidos. Mientras que hace cuatro años se habían enviado 85,846 camiones. No obstante, al compararse con el 2018, las exportaciones se elevaron 29.86% durante el primer semestre del presente año.

“Las cifras acumuladas siguen indicando un crecimiento importante durante el primer semestre del año, tanto en la producción como en las exportaciones”, sostuvo Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT.

Sin embargo, el dirigente de la industria de pesados mencionó que la producción y exportación pueden ser objeto de una eventual desaceleración de la economía global, por lo cual es necesario contar con las condiciones estructurales para que el mercado interno comience a ser un motor que dinamice la producción.

 

 

Y es que en junio pasado, la producción de vehículos de autotransporte alcanzó 18,249 unidades, lo que representa un aumento de 14.64%, respecto al mismo mes del año pasado, con lo cual se demuestra que hubo una desaceleración respecto al mes previo (mayo) cuando el sector repuntó 57.78%, ritmo que mantenía durante los primeros meses.

Respecto a las exportaciones, la industria incrementó 9.12%, para enviar 14,594 unidades, comparadas con junio del 2018. La cifra de junio fue superior a la de mayo pasado cuando se exportó 14,389 unidades.

La ANPACT representa a los líderes productores de vehículos comerciales y motores a diésel, y cuenta con 14 asociados (Dina, Freightliner, Hino, International, Isuzu, Kenworth, Mack, MAN, Mercedes-Benz, Scania, Volkswagen, Volvo, Cummins y Detroit Diesel), de las cuales 11 poseen plantas manufactureras de vehículos y dos plantas de remanufactura de motores en ocho entidades de México.

Miguel Elizalde consideró indispensable contar con diésel ultra bajo azufre y urea en todo el territorio nacional, ya que las nuevas unidades requieren de ambos insumos. Comentó que “la industria de vehículos pesados estará atenta a los anuncios que la Secretaría de Energía y Pemex hagan respecto a la disponibilidad de diésel ultra bajo azufre en las próximas semanas”.

abr