Junto a la caída de las ventas, la producción de vehículos en Brasil se desplomó en el 2014 a su peor nivel en cinco años, lo que derivó en la perdida de 12.400 empleos en el sector, según la asociación de fabricantes.

Séptimo productor mundial de coches detrás de China, Estados Unidos, Japón, Alemania, Corea del Sur e India, Brasil produjo 3.15 millones de vehículos en el 2014, 560,000 menos que en el año anterior (-15.3 por ciento).

Este nivel productivo es el peor registrado desde el 2009, según los datos presentados este jueves por la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfaeva).

"En 2014 enfrentamos una serie de desafíos, como la fuerte selectividad en la concesión del crédito, feriados por los grandes eventos (como durante el Mundial de fútbol, ndlr) y un escenario complejo en el comercio exterior", afirmó el presidente de Anfaeva, Luiz Moan Yabiku.

También hace cinco años que no se registraba un nivel de ventas tan bajo como el del 2014. El año pasado salieron al mercado 7.1% menos de automóviles, utilitarios, camiones y buses: de los 3.77 millones comercializados en el 2013 a los 3.50 millones del 2014, según los datos coincidentes de fabricantes y vendedores de autos.

Las exportaciones cayeron, por su parte, 30.4%, principalmente las de automóviles (40.9 por ciento).

Esta desaceleración del sector, en consonancia con el estancado crecimiento de la economía brasileña, se reflejó también en una pérdida de 7.9% de los empleados de la industria automotriz, que pasaron de 157,000 a 144,600.

En medio de esa coyuntura, Volkswagen anunció el martes la salida de 800 empleados de la mayor fábrica en el país, y se prevé que otros 1,300 pasarían a engrosar la lista. La medida fue rechazada por los 13,000 trabajadores de esa planta, que iniciaron una huelga indefinida.

"El paro en Volkswagen se mantiene en toda la fábrica por un plazo indeterminado. Prácticamente la totalidad de los trabajadores están secundando la huelga y la producción está detenida", afirmó a la AFP Joao Cayres, secretario general de la Confederación Nacional de Metalúrgicos.

La planta de Volkswagen en Anchieta, ubicada en Sao Bernardo do Campo (estado de Sao Paulo) es la más grande y antigua de Brasil.

En el mismo municipio, los trabajadores de Mercedes regresaron este jueves al trabajo tras un paro de 24 horas para protestar contra el despido de 244 compañeros. "Aunque el paro finalizó, se mantiene el estado de huelga en Mercedes para forzar las negociaciones", explicó Cayres.

abr