A cuatro días de concluir el sexenio, Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) no ha dado a conocer los resultados del estudio que realizó ADHOC Consultores Asociados con el cual se definiría qué aeropuertos serían privatizados para que el gobierno obtuviera recursos económicos.

Dicha medida sería contraria a lo planteado recientemente por el próximo gobierno de sacar la participación privada del Aeropuerto Internacional de Toluca (49%) y donde el organismo tiene 25%, el resto está en manos del gobierno del Estado de México

“Estamos analizando la forma de reconstituir la concesión para que sea una concesión del gobierno”, aseguró el nombrado secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

En tanto, el contrato para ofrecer el servicio de consultoría especializada en el diseño de operaciones estratégicas para ASA, asignado en licitación a la firma presidida por Aarón Dychter, exsubsecretario de Transporte, inició en mayo del 2016 y debió terminar en diciembre del mismo año.

Sin embargo, en el portal del organismo aparece la leyenda: “Se encuentra en proceso de ejecución”.

El pago comprometido por ASA a ADHOC fue de 26.9 millones de pesos, el segundo más alto de los que se han financiado con recursos públicos, al menos desde el 2006. El contrato más alto (45.9 millones de pesos) se pagó a Idom Ingeniería, para elaborar el estudio que determinaría el uso futuro de los terrenos del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

El mes pasado, luego de la comparecencia del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, se le preguntó al director de ASA, Alfonso Sarabia, sobre los resultados del estudio elaborado por ADHOC y cuáles serían los aeropuertos a privatizar y de qué manera, a lo que respondió: Ya está terminado el documento y no hubo tiempo para ejecutar. Ahora será decisión de la próxima administración.

Se detuvo una segunda privatización

ASA inició operaciones en 1965 y 30 años después llegó a tener 60 aeropuertos a su cargo. De acuerdo con información del organismo, “en el marco del cambio estructural instaurado a finales de la década de los 90 y para promover la participación privada en el Sistema Aeroportuario Mexicano, en 1998 se modificó el marco jurídico vigente en ese momento, con lo cual se desincorporaron los 35 aeropuertos más rentables de su red”.

Así, nacieron los tres grupos aeroportuarios privados (GAP, OMA y Asur). El AICM, por ser estratégico para el país, quedó en manos del Estado. A la fecha tiene a su cargo 18 terminales y las tres con mayor traslado de pasajeros en vuelos nacionales (susceptibles de ser privatizados) son: Puebla, Ciudad del Carmen y Ciudad Obregón.

[email protected]