La industria petrolera de empresas privadas, que se formó tras la apertura del sector, alcanzará los 50,000 barriles diarios de producción al cierre de 2019, con lo que el impacto económico que logrará tendrá un valor en el mercado de más de 1,000 millones de dólares anuales.

La Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) recordó en su análisis que la meta que ha trazado la industria para el 2024 es de 280,000 barriles diarios, por lo que aseguró que trabaja para alcanzar sus objetivos de manera responsable, transparente y con los más altos estándares internacionales.

A junio de 2019, la industria producía 39,000 barriles diarios. Este volumen incluye los proyectos en que Pemex cambió del modelo de asignaciones al modelo de contratos en asociación con otras empresas.

Desde julio de 2019, se agregan los barriles que está produciendo la italiana ENI con el arranque de sus operaciones en el campo Miztón. Al incluir la extracción de este campo, la industria estima que su aportación de 50,000 barriles diarios de producción representa un aumento significativo respecto a los 1,500 barriles que generaban los campos que obtuvieron contratos en el 2015.

“Si bien uno de los objetivos compartidos con el gobierno de México, es el aumento de la producción, también hay que destacar los avances en otros indicadores de éxito, tales como la inversión y las aportaciones fiscales de la industria al Estado”, aseguró.

Y es que según la Amexhi, la industria petrolera funciona en un horizonte de largo plazo, ya que algunos contratos pueden llegar a tomar hasta 15 años en producir. Sin embargo, la actividad industrial per se produce beneficios en donde se desarrolla.

Con base en estadísticas de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), existen 140 planes aprobados para la exploración, evaluación y desarrollo que ya están produciendo beneficios al país.

A mediados de 2019 se han ejecutado 9,629 millones de dólares de inversión en las actividades de exploración y producción, pero el potencial en la inversión es mayor, pues se tienen proyectos ya aprobados que significa el despliegue de más de 36,000 millones de dólares, equivalentes a más de cuatro trenes Maya.

Por otra parte, la participación de la industria en la recaudación fiscal es destacable, ya que con base en datos de la CNH, a abril de 2019 se han pagado 1,870 millones de dólares al Fondo Mexicano del Petróleo, la institución que administra los recursos que provienen de la industria petrolera. Estos ingresos para el Estado equivalen aproximadamente al presupuesto del Programa de Jóvenes Construyendo el Futuro.

“Desde el 2015, año en el que se concursaron los primeros contratos petroleros, la industria ha refrendado su compromiso con México, no sólo en cuanto al aumento de la producción sino también del bienestar de los mexicanos, el desarrollo regional, la generación de empleos y el desarrollo científico y tecnológico”, expuso la Amexhi.

[email protected]