Ante la caída de los ingresos petroleros, el gobierno federal inició un programa de recorte al gasto del 2015 basado en los tres principales organismos que requieren de inversión presupuestaria: Petróleos Mexicanos (Pemex), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Pemex recortará 60,000 millones de pesos en gasto, lo que significa postergar la reconfiguración de las refinerías de Tula y Salamanca; la Comisión Federal de Electricidad recortará otros 15,000 millones de pesos, que afectarán sus programas de inversión , aunque continuará con proyectos financiados por la Iniciativa Privada, y la SCT reducirá la inversión de aproximadamente 15,000 millones de pesos, específicamente en proyectos carreteros.

En una reunión de gabinete que ocurrió el lunes pasado, el gobierno de la República definió varios puntos en relación con el Presupuesto de Egresos de la Federación, ya que más que un problema de ingresos totales, el panorama se complica en términos de flujo porque las coberturas que se contrataron cubrirán las pérdidas, pero este diferencial será pagado hasta diciembre cuando se venzan los contratos.

Las entidades y organismos bajo control presupuestal y el gobierno federal tienen tres semanas trabajando en las áreas en donde se deberán de llevar a cabo los recortes. La Secretaría de Hacienda citó a una conferencia de prensa para hacer anuncios sobre el sector.

Pide IP no recortar inversión productiva

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) confirmó que el gobierno federal realizará ajustes al gasto público con miras a mantener la estabilidad macroeconómica, decisión que el organismo empresarial celebró, al considerar insostenible la dinámica actual de egresos, sobre los que espera no caiga un recorte particularmente en inversión productiva.

Nosotros quedamos muy tranquilos porque ya hay un reconocimiento de posibles ajustes y se analiza el no caer en una mala decisión de sostener un gasto, cuando ahorita es insostenible, porque no tenemos los ingresos suficientes. Es una decisión muy correcta y a tiempo del gobierno , acotó Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del CCE.

Las cifras que afectan al gasto por la baja en el precio del petróleo son de 1.7% del PIB, equivalentes a 100,000 millones de pesos, de modo que la decisión de la Secretaría de Hacienda de no cubrir esa cantidad con deuda es muy buena , porque se debe de cuidar la estabilidad macroeconómica, expresó Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Esperaríamos que se redujera el gasto en todos aquellos renglones que no afecten la inversión productiva o aquellos proyectos de infraestructura que no parecen ser urgentes , abundó.

El economista del sector privado dijo que existe la certeza de que habrá recorte al gasto improductivo, y confió en que algunos proyectos de infraestructura sean replanteados para utilizar un menor presupuesto, como el caso del tren México-Querétaro, en el que en lugar de avanzar a 300 kilómetros por hora, lo haga a 100 kilómetros, y atienda a más poblaciones.

También, el director del CEESP destacó que existen muchos programas que nacieron para apoyar a grupos o regiones, como el Procampo, que inicialmente daría respaldo para la apertura del TLCAN -en 1995-; sin embargo, el campo hoy es muy competitivo, lo cual es evidente que sólo en algunos casos se puede apoyar a productores y regiones focalizados.

Las medidas del gobierno federal son sensatas y las reconocemos (...) Hacer recortes al gasto no productivo que no perjudica a los mexicanos, las apoyamos , estableció Gerardo Gutiérrez.

Insistió: hay márgenes de eficacia y eficiencia del gasto, replantear los gastos en infraestructura, las necesarias más importantes y las de mayor impacto. De acuerdo con el sector empresarial, debe hacerse un recorte al gasto público, que también involucre ajustar el cinturón en dependencias federales.

Pérdida de reconocimiento, peligrosa e inaceptable: Lorenzo Servitje

IP condiciona respaldo a EPN con apoyos a la inversión

El Presidente (Enrique Peña) está en su peor momento , con una popularidad en el nivel más bajo sin precedente, lamentó el fundador de Grupo Bimbo, Lorenzo Servitje Sendra, quien conminó al empresariado del país a cerrar filas y dar todo el apoyo que requiera el jefe del Ejecutivo.

El decano de la Iniciativa Privada advirtió que la pérdida del reconocimiento social resulta muy peligrosa e inaceptable, por lo que condicionó el respaldo de los empresarios a cambio de apoyos a la inversión.

El empresariado es una fuerza política, por lo tanto debe respaldar al presidente en estos momentos que está en una situación muy delicada y triste, por razones que todos conocemos , como son los hechos de los desaparecidos de Ayotzinapa en Guerrero y los escándalos sobre los bienes personales.

Al participar como testigo del compromiso empresarial con el Código de Integridad y Ética Empresarial, Servitje Sendra, quien supo expandir y posicionar su empresa panificadora a nivel internacional, demandó al jefe del Ejecutivo tomar medidas urgentes para detonar el crecimiento económico y el empleo en el país.

Estamos en una situación triste, crecer a 2.2% (del PIB), cuando deberíamos crecer a 5% porque faltan empresarios, mentalidad e inversiones , lanzó.

Cuestionó también los niveles de inseguridad que prevalecen en México, lo cual hace difícil que atraiga inversiones.

Necesitamos seguridad, pero también estímulos para la inversión. Lo vamos a respaldar, pero dé facilidades a los empresarios , precisó. (Lilia González)

empresas@eleconomista.com.mx