Las preocupaciones del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en materia fiscal fueron atendidas en un 90% por la Secretaría de Hacienda y el Congreso, con lo cual se genera confianza y certeza jurídica a las inversiones futuras, afirmó su presidente Carlos Salazar Lomelín.

Esto, a pesar de que no se incluyeron precisiones que solicitó el sector empresarial, como el agregar un párrafo a la reforma de facturas falsas, donde se señala que “la reforma no será aplicada contra el ciudadano común cuando tenga un error en la forma de declarar sus contribuciones, ni contra aquellos empresarios que no forman parte de grupos delincuenciales dedicados de manera permanente a lucrar a costa del Fisco Federal”, expresó el dirigente empresarial.

Desde la perspectiva del CCE, Salazar Lomelín consideró que resulta una señal positiva que en los considerandos de la iniciativa aprobada se hayan incluido, pero “lamentablemente, a pesar de la insistencia del CCE, estas precisiones no se incluyeron en el articulado de la ley”.

En la nueva legislación de delitos fiscales que castiga a quienes emitan facturas falsas, el líder de los empresarios explicó, ha habido confusión al respecto. “No es verdad que a una persona que se le encuentre una factura falsa, se le meta a la cárcel directamente. Esta ley está hecha para personas que no son contribuyentes, no tienen pasado fiscal, no están dados de alta, no existen para la autoridad”.

El presidente del CCE calificó como “productivas” las reuniones con Hacienda y la Cámara de Diputados y Senadores, y fruto de ellas se pudieron hacer modificaciones que resolvieran las inquietudes del sector en los siguientes temas:

  • Limitación para la deducción de intereses; esquemas de inversión
  • Responsabilidad solidaria de socios y administradores
  • Cancelación de sellos digitales
  • Cláusula general anti abuso
  • Esquemas reportables
  • Actividades no objeto para efectos del IVA
  • Subcontratación laboral