A menos de cinco meses de que termine el sexenio, Bruno Ferrari, secretario de Economía, manifestó sentirse preocupado ante la tentación de que el nuevo gobierno federal caiga en el proteccionismo, interrumpiendo la activa apertura comercial de México en los últimos años.

A mí me preocuparía mucho que diéramos marcha atrás a nuestra política arancelaria, a que de alguna u otra forma se cuestionaran los acuerdos internacionales que tiene México o que empezáramos a optar por el proteccionismo , externó el funcionario, entrevistado por El Economista.

El gobierno federal realiza una apertura unilateral que bajará el arancel promedio simple a productos industriales de 10.4% en el 2008 a 4.3% en el 2013 y están por comenzar las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP por su sigla en inglés) para liberar el comercio entre 11 naciones, incluidas Estados Unidos, Singapur, Australia y Malasia.

También avanza en su intención de lograr una profunda integración entre México, Colombia, Chile y Perú, llamada Alianza Pacífico, un pacto para formar un mercado común en el que exista libre circulación de personas, bienes, servicios y capitales.

Hay que cuidar que esto que se ha consolidado no se vaya hacia atrás; sería muy preocupante que por presiones proteccionistas de determinados sectores se secuestrara la economía y no le diéramos la oportunidad a México de seguir creciendo como lo está haciendo ahora , agregó.

Al tiempo que se extiende el proteccionismo en varios países y de que hay presiones internas por defender a ciertos sectores productivos (el acerero, por ejemplo), Ferrari insistió en que México tiene ante sí otras tentaciones, como dejar de cumplir un acuerdo comercial con China, quien registra el mayor superávit bilateral.

A partir del 12 de diciembre pasado, a las importaciones de 204 diferentes productos chinos se les siguieron aplicando aranceles de cero a 30%, pero se les eliminaron impuestos adicionales de entre 35 y 250%, como parte de varias etapas de reducción gradual.

Tenemos que ser muy exigentes en lo que se ha acordado, los pactos tienen que ser cumplidos. Y sería muy fácil desde el punto de vista interno que México echara para atrás su comercio con China , argumentó.

En el comercio bilateral del 2011, las exportaciones de México sumaron 5,965 millones de dólares y sus importaciones desde China fueron por 52,248 millones. De estas últimas, según Ferrari, 93% es bienes intermedios o de capital.

INQUIETA ARGENTINA

Otro asunto que inquieta al funcionario es la respuesta a la cancelación unilateral de un acuerdo automotriz por parte de Argentina, llamado ACE 55, y la imposición de otras medidas restrictivas de ese país sudamericano, como la obligación a compañías importadoras a acordar exportaciones por montos similares a los de sus compras en el exterior, dólar por dólar .

Si México se doblega, siendo uno de los países que más han avanzado en este tema de libre comercio y que más se han hecho respetar, sentaría un presente muy malo en contra de las negociaciones comerciales en favor del proteccionismo , dijo en referencia a Argentina y a las demandas que se preparen en consecuencia.

Ferrari defendió con vehemencia otras acciones de la actual administración como el fortalecimiento de la Comisión Federal de Competencia, la desregulación y el mejoramiento de los índices de competitividad. Pero lamentó que en el sexenio no se aprobaran las reformas estructurales.

Una autocrítica para México, no necesariamente para la Secretaría de Economía, es no haber pasado ya esas reformas, haber politizado esos procesos y que no se haya dado esa reforma energética más agresiva todavía o la laboral , expresó.

No es momento, afirma

RECHAZA MÉXICO PACTAR TLC CON CHINA, INDIA O COREA: FERRARI

El gobierno de México consideró que, por el momento, no existen condiciones propicias para negociar tratados de libre comercio (TLC) con China, India o Corea del Sur.

Para el caso de China, el mayor exportador mundial, Bruno Ferrari, secretario de Economía, arguyó que ambas economías compiten directamente en sectores industriales, con una mayor competitividad en varios aspectos del lado del país asiático.

China es el segundo socio comercial de México, después de Estados Unidos Y varios funcionarios chinos han manifestado el interés de su nación por liberalizar el intercambio comercial bilateral, al tiempo que México promueve, sobre todo, exportaciones agroalimentarias.

Las dos naciones tienen industrias que compiten mucho, por eso lo importante es desarrollar industria de soporte en México , dijo.

En el 2011, las exportaciones de China al mundo ascendieron a 1 billón 898,400 millones de dólares, mientras que las de México alcanzaron 349,600 millones.

Sobre India, opinó que tampoco piensa que sea el momento para sentarse a negociar un TLC , aunque acotó que se sería importante iniciar consultas para tratar de entender los mercados de ambos y ver la forma de avanzar en la relación económica.

Finalmente, de Corea del Sur, cuyo presidente, Lee Myung-bak, trató este tema con el presidente Felipe Calderón en la pasada Reunión Cumbre del Grupo de los 20, dijo que ya se han hecho consultas y análisis sobre una mayor integración.

rmorales@eleconomista.com.mx