En Chile, menores presiones inflacionarias se registraron en noviembre de acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), alejándose de las estimaciones del mercado una vez más. Es así como el índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una caída de 0.1% en el mes, contrario al incremento de 0.2% a la que apostaba el mercado.

Con ello acumula en los once primeros meses del año un incremento de 2.6%, mientras que a doce meses los precios registran un alza de 2.7 por ciento. De acuerdo con el reporte destacaron las disminuciones de vestuario y calzado con 4.9% y vivienda y servicios básicos con 0.2 por ciento.

Entre las alzas el transporte creció 0.3%, mientras que los alimentos lo hicieron 0.2%, al igual que recreación y cultura. Entre los productos que evidenciaron una merma en sus precios durante noviembre según el informe del INE, los tomates cayeron 7.4% en comparación con el mes previo.

También retrocedieron en sus valores el pantalón largo y corto para hombre (-11.4%), bebidas gaseosas (-2.6%) y gasto común (-2.1%). A la inversa dentro de los que subieron están los medicamentos para el sistema nervioso central con un incremento de 6.9% y el automóvil nuevo con un 1 por ciento.

El registro generó la reacción inmediata del Gobierno. El ministro de Hacienda, Alejandro Weber, afirmó que “la variación negativa del IPC es una buena noticia para los mercados, para las personas y las empresas que tienen que tomar decisiones de consumo y de inversión”.

Desde la perspectiva macroeconómica, Weber fue enfático en asegurar que el -0.1% no es una mala noticia, sino que “es una señal de estabilidad de la inflación, una buena noticia para la ciudadanía en general”, sostuvo.

A diferencia del incremento de 0.2% que apostaba el mercado, el IPC registró  una caída en noviembre, dejando atrás las sucesivas sorpresas al alza anotadas en septiembre y octubre.