La contigencia generada por el coronavirus echó abajo el Salón del Automóvil de Ginebra, feria en la que tendrían lugar decenas de lanzamientos y presentaciones. Porsche pondría ante la prensa mundial al nuevo 911 Turbo S, el último desarrollo sobre la actual generación de su deportivo estrella que promete más prestaciones, mejor desempeño y una estética contemporánea. Descubrámoslo.

Como ocurre con cualquier fabricante que tiene listo un modelo, la cantidad de adjetivos se desborda. En el 911 Turbo S no ocurre lo mismo porque la casa de Stuttgart explica cada uno a detalle para dejar en claro que este exponente es mucho más que una imagen atractiva. El primer punto a destacar es su estética porque ahora es más grande, ancho y largo, con una pisada más firme que le beneficia en mayor apoyo a altas velocidades.

Sus dimensiones se incrementaron significativamente, el eje delantero ahora mide 1,840 milímetros mientras que el trasero 1,900 milímetros. Esto da como resultado que la vía del eje frontal sea 42 milímetros más ancha y 10 milímetros más grande en la posterior. De esta forma con los anchos de vía modificados, la aerodinámica mejorada y los nuevos neumáticos de tamaño mixto contribuyen a tener una mejor agilidad y deportividad.

Aerodinámica espacial

Como ocurre desde el 2014, con el lanzamiento de la generación anterior del 911 Turbo S, el 992 (código del actual modelo) está equipado con el sistema Porsche Active Aerodynamics (PAA), que adapta sus características aerodinámicas a la situación de conducción (ciudad, circuito, carretera, autopista con piso mojado), la velocidad y el modo de conducción seleccionados desde el interior.

Entre las funciones del PAA están las nuevas aletas activas delanteras de enfriamiento, el deflector delantero variable, el alerón trasero de ángulo y superficie variables, además de la nueva configuración aerodinámica propia de su concepto actualizado. Una función que se estrena en el 911 Turbo S 992 se llama húmedo. Su objetivo es enviar la mayor carga aerodinámica al eje trasero, donde se encuentra la tracción, y así mejorar el desempeño incluso con piso mojado. Para ello, modifica el equilibrio aerodinámico para priorizar su incidencia en la parte trasera.

En sintonía con esta herramienta se activa el frenado de aire, que produce una mayor resistencia y mayor carga aerodinámica en caso de frenado total a alta velocidad, obteniendo así una distancia de frenado más corta.

Las aletas activas delanteras de enfriamiento

Estos dispositivos móviles permiten una menor resistencia al avance y, por lo tanto, un menor consumo de combustible. Están ubicadas en las tomas de aire de la fascia frontal. Su carácter ajustable les permite controlar el flujo de aire que llega a los radiadores.

Se valen de un sistema que gestiona la energía que se requiere para que el vehículo logre un equilibrio entre la entrada de aire fresco, la energía para que funcione el ventilador del radiador y el momento en el que las aletas deben funcionar. De esta forma, las aletas se pliegan para impedir el paso de aire a una velocidad mayor de 70 km/hr, siempre que las variables anteriores así lo permitan, logrando una disminución en el consumo de combustible.

A partir de los 150 km/hr, las aletas se abren para lograr el equilibrio aerodinámico óptimo a alta velocidad al igual que cuando los modos de conducción Sport, Sport Plus y Wet están activos y cuando Porsche Stability Management está desactivado o se presiona el botón del alerón.

El alerón segmentado

El segundo de los artilugios aerodinámicos fue mejorado con una mayor superficie de incidencia comparado con la generación anterior. La superficie dividida se configura automáticamente en tres segmentos, cuyos actuadores funcionan de forma automática.

El alerón está hecho de un plástico flexible, por lo que puede girar para que el segmento central se pueda retraer o extender cuando se extiendan los segmentos externos.

Alerón trasero mejorado

El peso fue reducido logrando 440 gramos menos que el de su predecesor, pero tiene un área efectiva 8% más grande. La estructura consta de un lado superior con dos capas de plástico reforzado con fibra de carbono y un lado inferior con una capa de plástico reforzado con fibra de vidrio. El ajuste eléctrico del ala, que se puede extender e inclinar, se realiza según la velocidad y el modo de conducción seleccionado. El nuevo alerón tiene tres modos de operación: Eco, que funciona en un rago de velocidad muy amplio permitiendo circular con la menor resistencia posible; Performance II, que a una velocidad mayor de 260 km/hr, reduce su incidencia y disminuye su carga sobre el eje trasero, y la posición Wet, que combinado con el alerón delantero, desplaza la carga aerodinámica al eje posterior.

Mayor seducción

El interior tiene un acabado deportivo y emplea los materiales de mayor calidad. Entre los elementos de serie están piel para todo el interior, insertos de fibra de carbono combinados con detalles en aluminio pulido. Para los clientes que deseen un mayor nivel de personalización el programa Porsche Exclusive Manufaktur tendrá como opción un nuevo interior de dos tonos.

Los asientos deportivos ajustables de 18 posiciones cuentan con costuras, que rinden homenaje al primer 911 Turbo cuyo código interno es 930. Elementos gráficos y logotipos de alta calidad en el clúster completan el habitáculo. Otra de las mejoras está en la incorporación de una pantalla central más grande que ahora 10.9” y que responde más rápido con la actualización del sistema operativo.

Propulsor puesto al día

La planta de poder para el 911 Turbo S es un motor bóxer de 3.8 litros con dos turbocompresores VTG que produce 650 caballos de potencia y un par motor de 590 lb-pie. En combinación con la transmisión PDK (Doppelkupplung), el 0–100 km/hr lo realiza en 2.7 segundos mientras que la velocidad tope es de 330 km/hr.

El principal aspecto mejorado de este motor fue el nuevo sistema de admisión, que le permite obtener mayor cantidad de oxígeno, hacer más eficiente la combustión y obtener más potencia. Ahora cuenta con cuatro conductos de aire, cuyo diseño, además, disminuye la resistencia al avance.

[email protected]